Megamedia

Copyright 2018 | Sitio web desarrollado por GRUPO MEGAMEDIA

Investigaciones Periodisticas

Una red fantasma en el gobierno de Rolando Zapata

Publicado

En

MÉRIDA.- En sus últimos tres años, el gobierno de Rolando Zapata Bello canalizó pagos millonarios a un centenar de empresas irregulares por supuestos servicios a dependencias estatales, sin licitaciones de por medio o con licitaciones simuladas.

De acuerdo con facturas y convenios de 2015 a los primeros meses de 2018, los pagos en condiciones anómalas rondan los 900 millones de pesos, aunque todavía está pendiente la revisión en más oficinas. Esos 900 millones equivalen a más de la cuarta parte del presupuesto con que inició 2018 el Ayuntamiento de Mérida.

 

Muchas empresas beneficiadas fueron creadas en los primeros años de la administración anterior. Una parte, mínima, tiene registros de un año previo a la llegada de Rolando Zapata al Palacio de Gobierno. Varias de ellas caen en la clasificación de “fantasmas”, pues están catalogadas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como empresas que simulan las operaciones que facturan. En unos casos comparten el domicilio fiscal.

Documentos y testimonios obtenidos por Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, revelan que el mecanismo para retirar dinero público mediante esos negocios se extendió a prácticamente todas las dependencias, lo mismo en aquellas que manejan grandes recursos que en instituciones pequeñas.

Denuncia de irregularidades

El tema de las empresas fantasmas en el gobierno del Estado salió a la luz en una denuncia del exgobernador Patricio Patrón Laviada a fines de junio pasado. El exjefe del Ejecutivo acusó a la Secretaría de Salud del Estado de pagar, en condiciones que generan sospechas, más de 150 millones de pesos a un grupo de compañías por supuestos estudios sobre enfermedades sólo en 2015.

Patrón Laviada calificó el presunto desvío como “la versión yucateca de la estafa maestra”.

Tres meses después, el portal de noticias digital Animal Político publicó amplia información sobre el mismo tema, en la que también detalló infructuosas gestiones que realizó ante la Secretaría de Salud para tratar de obtener una respuesta y dio a conocer, con fotografías, los resultados de visitas a casas reportadas como domicilios fiscales de los negocios.

En el pasado, el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco fue señalado también por utilizar una red de empresas para el desvío de recursos. En el ámbito municipal, siendo alcalde, Mauricio Vila Dosal fue acusado por Santiago Alamilla Bazán —destituido semanas antes de la dirección de Abastos de Mérida— de incurrir en una práctica similar. El primer regidor lo negó y dijo que su administración era la más auditada y había salido “limpia” en las revisiones.

A raíz de la denuncia de Patricio Patrón, Central 9 se enfocó en averiguar más sobre esas empresas y sus nexos con la administración estatal anterior. Se reunieron copias de facturas, de cheques, de depósitos bancarios y otros documentos que prueban que el esquema de simulación de servicios no era exclusivo de la Secretaría de Salud, aunque sí era más evidente en esta dependencia por la forma en que se presentaron algunos “estudios” y las correspondientes facturas, incluso con errores de ortografía.

Red controlada por dos personas

Testimonios recabados apuntan a una red controlada por dos personas, al menos a partir de 2015, después de las elecciones intermedias: Sergio Vadillo Lora, exjefe del Despacho del Gobernador, y Ricardo Nevárez Cervera, quien no tenía un lugar en el organigrama del gobierno del Estado pero despachaba en el edificio de la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF), ubicado frente al Parque de la Paz, y en una casa particular de la colonia México.

Fuentes de la administración anterior aseguran que ambos —muy cercanos a Zapata Bello— “brincaban” a secretarios y directores y giraban instrucciones directas a los responsables de finanzas de las dependencias, aunque en la mayoría de los casos los titulares terminaban estampando sus firmas. Los principales acusados no dejaban rastro.

En la lista de empresas figuran algunas “todólogas”, utilizadas para numerosos servicios: lo mismo vendían paquetes de “box lunch” y material de papelería que rentaban sillas, carpas, ventiladores y mesas; y, por si fuera poco, también hacían estudios de salud.

Te puede interesar: Empresas fantasmas para realizar “investigaciones”

Es en el sector salud donde asoman operaciones burdas, pues en 2015 se utilizó a una red de más de 50 empresas para realizar “investigaciones” por las que cobraron más de un millón de pesos por cada una. En 2016 continuó el mismo esquema, pero hay casos en que los pagos fueron mayores por temas como un análisis para ahorrar gasolina en la Secretaría de Salud, para determinar perfiles de puestos, para evaluar a la plantilla de personal del Hospital O’Horán o para hacer una “encuesta de satisfacción”, por citar ejemplos.

También te puede interesar: Empresas fantasmas para realizar “investigaciones”
En otro lugar de esta misma página abundamos en el tema. En próximas ediciones daremos cuenta de más información sobre las empresas involucradas en la red.

Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia

Investigaciones Periodisticas

Extraño caso de 3 cheques expedidos

Publicado

En

Por

El responsable de las finanzas, con $15 millones

En documentos de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder) consta que el 4 de febrero de 2016 Enrique Ávila Méndez solicitó y obtuvo quince millones de pesos para “gastos varios”.

No era cualquier solicitante. Ávila Méndez se desempeñaba entonces como director de Administración y Finanzas de la dependencia y más tarde repitió en el cargo pero en Sistema Teleyucatán (Canal 13).

Como responsable de las finanzas de la Seder, en la fecha ya citada giró a su favor los cheques 4098, 4099 y 4100 de Banorte, cada uno de 5 millones de pesos, según confirma documentación en poder de Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia.

Lo que siguió es nada común en la dependencia: los cheques fueron cobrados el mismo día y el dinero ingresó oficialmente a la Secretaría, sólo para que instantes después Enrique Ávila lo retirara —así en efectivo— mediante “vales de caja” que él mismo firmó no únicamente como solicitante sino como “responsable del área (la dirección de Administración y Finanzas)” y como la persona que debía dar el visto bueno a los documentos. En las copias obtenidas por Central 9 se observan sus firmas.

En los tres vales, que tienen los números 04826, 04827 y 04828, se indica que el concepto es “gastos a comprobar para gastos varios” (sic).

En todos los casos está la leyenda “Me comprometo a comprobar y/o reintegrar la cantidad arriba mencionada en un plazo no mayor de cinco días. En caso de no cumplir autorizo se me descuente vía nómina”.

Te puede interesar: Millones del campo

Aunque no se indica, el plazo para comprobar los “gastos varios” —considerando cinco días hábiles— venció el 11 de febrero. No hay constancias de que en ese período se hubiera cumplido el compromiso.

De acuerdo con fuentes consultadas por Central 9, no hay antecedentes de una maniobra en la cual un funcionario de ese rango expida cheques de sumas abultadas a su nombre —requirió la firma de otro funcionario de menor rango, no sólo la de él— y luego retire el dinero en efectivo.

Se desconoce cuáles fueron los “gastos a comprobar para gastos varios”. Los recursos salieron de una cuenta concentradora.

En las pólizas respectivas aparece de nuevo el nombre de Enrique Ávila Méndez, como beneficiario que se identifica con “IFE”. Firma como solicitante y como el funcionario que autoriza los documentos.

Ese mismo año, como detallamos en nota aparte, se hicieron abultados pagos a un reducido grupo de empresas que aparecen en el papel como las más grandes proveedoras de insumos del programa Peso a Peso.

Antes de ser director de Administración y Finanzas en Desarrollo Rural y en Sistema Teleyucatán, Ávila Méndez trabajó en el Despacho del Gobernador —de allí pasó a la Seder— y en la Junta de Asistencia Privada del Estado de Yucatán.

En el período que estuvo en Seder fue uno de los responsables de la operación financiera del programa Peso a Peso, que en 2016 y 2017 reportó un crecimiento en el número de beneficiarios en todo el Estado, como se aprecian en listas que están en manos de Central 9.

Diario de Yucatán

Continuar Leyendo

Investigaciones Periodisticas

Millones del campo

Publicado

En

Por

En tres días la Secretaría de Desarrollo Rural transfirió $95.000,000 a cinco empresas por supuestos insumos para un programa.— Inmobiliaria proveedora de Peso a Peso

En tres días, en la agonía de 2016 y en el nacimiento de 2017, la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder) transfirió 95 millones de pesos a cinco empresas que aparecen en documentos como proveedoras de insumos de Peso a Peso, un programa cuya promoción pública se redujo en la recta final del gobierno anterior.

Las empresas favorecidas, que reportaron sus domicilios fiscales en Ciudad de México, no tienen registros en la actualidad. Únicamente una tiene sitio en internet en el que promueve sus servicios. De las restantes no hay rastros, como ha ocurrido con otros negocios que cobraron millonarias sumas por supuestos servicios a varias dependencias en la administración anterior.

Una sola compañía recibió $40 millones el mismo día, por 18 facturas. Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, tiene evidencias de que antes de ser proveedora de insumos del campo esa empresa participó en una licitación para vender paquetes de “box lunch” al Instituto de Museos e Historia de Yucatán.

Al margen de los pagos a esas proveedoras, el 4 de febrero de 2016 el entonces director de Administración y Finanzas de la Seder, Enrique Ávila Méndez, se autorizó a sí mismo tres cheques de cinco millones de pesos cada uno. El dinero ingresó a la Secretaría para ser retirado de nuevo mediante tres “vales de caja” en los que hizo constar su compromiso de “comprobar (el destino) y/o integrar” los recursos “en un plazo no mayor de 5 días”, con la advertencia de que al no hacerlo “autorizo se me descuente vía nómina”. No hay constancias de que en ese plazo se haya cumplido. En nota aparte abundamos en este caso, que llamó la atención por no tener precedente en las operaciones de la Secretaría.

Peso a Peso

El programa Peso a Peso fue creado en Yucatán en 2013. Mediante una inversión de 50-50 entre gobierno y productores apoya en la adquisición de maquinaria, semillas, agroquímicos, infraestructura y equipamiento para actividades agropecuarias y pesqueras. Por cada peso que aporta el beneficiario, el gobierno del Estado entrega la misma cantidad.

En 2017, según anunció el propio gobierno, estaba previsto un monto total de apoyos de $112 millones —recursos compartidos—, entre los ciclos primavera-verano y otoño-invierno. En 2016 la inversión anunciada fue de unos $100 millones en números redondos.

El dinero de ambas partes debe ir a parar a una cuenta concentradora. Después, ya cumplidas las aportaciones de mitad-mitad y reunidos todos los requisitos, se realizan las transferencias bancarias a los proveedores.

De acuerdo con las investigaciones de Central 9, en 2016 y 2017 —años en los que comenzaron a surgir quejas por retrasos en la entrega de apoyos— se armaron padrones de miles de beneficiarios con montos individuales de $5,000 como máximo. En muchos casos la entrega se hizo a agrupaciones, que luego canalizaban los recursos a sus socios.

Central 9 obtuvo copias de las listas de beneficiarios de todos los municipios, desde Abalá hasta Yobaín, así como facturas y comprobantes de las transferencias bancarias a las empresas que en teoría abastecieron de equipo y maquinaria, azúcar, alambre de púas, extractores, comederos, picadoras, jaulas, carretillas, mangueras, bombas eléctricas, sales minerales, fertilizante, alimentos para ganado y aves, etcétera.

Te puede interesar: Empresas acaparadoras en el campo

De la lista de proveedores, en sólo dos días de 2016 —a punto de morir el año— y uno de 2017 —con el naciente calendario— cinco empresas recibieron $95 millones.

Se trata de Royal Nova, S. A. de C. V.; Innovadores Kenneth, S. A. de C. V.; Consulting Xiu, S. de R. L. de C. V.; Citade Inmobiliaria, S. de R. L. de C. V., e Interpelar Proyectos, S. A. de C. V.

De Royal Nova no hay huellas. El 29 de diciembre recibió cinco transferencias que en conjunto suman $8 millones. Al día siguiente se le hicieron tres, por un total de $7 millones. En dos días fueron 15 millones de pesos.

A Innovadores Kenneth, de la que tampoco se ven rastros, se le hicieron seis depósitos el 30 de diciembre por un total de $12.400,000.

Consulting Xiu, que aparece en menciones en la Red como empresa de asesoría en comercio exterior, cobró también el 30 de diciembre $14.400,000 amparados en seis documentos.

Citade Inmobiliaria, la única que tiene un sitio digital donde se promueve como “una constructora integrada por profesionales de la arquitectura y la construcción que ponen a su disposición servicios de construcción y mantenimiento de todo tipo de inmueble”, recibió igualmente el 30 de diciembre seis transferencias que ascienden a $13.200,000.

En total, el 30 de diciembre la Secretaría depositó 47 millones de pesos a cuentas de terceros.

De Interpelar Proyectos tampoco hay evidencias más que de sus tratos con el gobierno. Es la empresa más beneficiada con los pagos de supuestos insumos de Peso a Peso: el 3 de enero la Seder le transfirió $40 millones justificados en 18 facturaciones.

En junio de 2015 este negocio participó en una licitación para dotar de “box lunch” al Gran Museo del Mundo Maya.

En 2016, año de los pagos señalados, Felipe Cervera Hernández ya no era titular de la Seder. Se separó un año antes para buscar una diputación federal, lo cual consiguió en la elección (Continuará).— ÁNGEL NOH ESTRADA

Continuar Leyendo

Investigaciones Periodisticas

Empresas acaparadoras en el campo

Publicado

En

Por

Pagos elevados en el cierre de 2016 y el inicio de 2017

En apenas tres días 5 empresas recibieron transferencias de 95 millones de pesos

Cinco empresas, entre ellas una constructora y una consultora de comercio exterior, recibieron 95 millones de pesos en el cierre de 2016 y el inicio de 2017 como pagos por insumos del programa Peso a Peso, que a lo largo de esos años fue motivo de quejas de productores del campo por retrasos en la entrega de apoyos.

De acuerdo con documentos en manos de Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, la Secretaría de Desarrollo Rural se encargó de hacer las transferencias bancarias en tres días: el 29 y el 30 de diciembre de 2016 y el 3 de enero de 2017.

La compañía más favorecida fue Interpelar Proyectos, S.A. de C.V., a cuya cuenta se depositaron $40 millones. Además de que figuró como proveedora del campo, en 2015 ese negocio participó en una licitación para dotar de paquetes de “box lunch” al Gran Museo del Mundo Maya, dentro del programa “Mis vacaciones en el museo”.

Al margen de esas transferencias bancarias, un alto funcionario de Desarrollo Rural se autorizó a sí mismo, el 4 de febrero de 2016, tres cheques por un total de 15 millones de pesos, para “gastos varios”. Central 9 obtuvo copias de los documentos bancarios, las pólizas y los “vales de caja” con los cuales se justificó el retiro de los recursos.

Además de Interpelar Proyectos, en el reparto de los $95 millones participaron empresas con domicilio en Ciudad de México. Una se promueve en internet como negocio de los ramos inmobiliario y de la construcción.

Diario de Yucatán

Continuar Leyendo

Tendencia