Megamedia

Copyright 2018 | Sitio web desarrollado por GRUPO MEGAMEDIA

Política

Serie de altercados entre Trump y reporteros

Publicado

En

WASHINGTON..- La relación del presidente estadounidense Donald Trump con la prensa se vio marcada este miércoles por nuevos altercados, incluso el mandatario acusó a periodistas de ser hostiles hacia su persona y buscar generar divisiones raciales.

“Es tan hostil la prensa”, se lamentó Trump tras una conferencia de prensa en la que por momentos perdió la paciencia ante preguntas de reporteros como Jim Acosta, de la cadena CNN, quien le cuestionó su insistencia de calificar como invasión la caravana de migrantes.

Trump no ocultó su malestar por las preguntas de Acosta, respondiendo con sarcasmo a algunas de sus observaciones y dando un tono personal al intercambio con el periodista.

Tensa discusión

“Honestamente, yo creo que tú deberías dejarme conducir el país. Tú maneja CNN, y si lo haces bien, tus ratings serían mucho mejor”, dijo mirándolo directamente.

Cuando Acosta trató de preguntarle sobre la investigación por la supuesta colusión entre su campaña y Rusia, Trump lo interrumpió y le dio la palabra a otro reportero, lo que no impidió al primero insistir, mientras una asistente trataba de arrebatarle el micrófono.

“¡Eso es suficiente! ¡Entrega el micrófono!”, ordenó el mandatario levantando la voz, y luego se retiró del podium por una segundos, mientras Acosta entregaba finalmente el micrófono.

“CNN, deberían estar avergonzados de tenerte trabajando para ellos. Tú eres rudo, una persona horrible. No deberías estar trabajando para CNN. Tú eres una persona horrible. La manera como tratas a (la secretaria de Prensa) Sarah Huckabee Sanders es horrible”, reprendió al reportero.

Enfrenta a otros reporteros
Cuando Peter Alexander, corresponsal de NBC salió en defensa de Acosta, calificándolo de “un reportero diligente”, Trump le reviró antes que terminara la frase: “tampoco soy un gran admirador tuyo, para ser honesto”.

Trump increpó también a la reportera radial April Ryan, quien trató de hacerle una pregunta mientras el mandatario respondía la de otro reportero.

“¡Siéntese, por favor! Siéntese. No la llamé”, dijo el mandataria levantado nuevamente la voz, y calificó entonces a los periodistas de hostiles.

El mandatario se mostró igualmente molesto cuando Yamiche Alcindor, corresponsal de la cadena de televisión pública PBS y afroamericana, le preguntó si su declaración en que se asumió como nacionalista se traducía en un respaldo para los nacionalistas blancos.

“Esa es una pregunta tan racista… Honestamente, sé que la habías escrito y me lo ibas a decir. Déjame decirte, esa es una pregunta racista”, reprochó a la reportera, a quien le aseguró tener una alta aprobación entre los electores afroestadounidenses gracias a su trabajo en favor de su economía.

(Notimex)

Política

Plantea AMLO hacer consulta para enjuiciar a expresidentes

Publicado

En

Por

El presidente Andrés Manuel López Obrador planteó que haya una consulta para que sean los ciudadanos quienes decidan si se debe enjuiciar a los expresidentes de México.

“Vamos a preguntarle a la gente si quiere que se enjuicie a los ex presidentes del periodo neoliberal, de Salinas hasta Peña Nieto, pasando por Zedillo, Fox y Calderón, porque la crisis en México tiene que ver con la política llamada neoliberal. Una política de pillaje que se aplicó en todo ese periodo”; aseguró en su conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional.

No obstante, el presidente López Obrador consideró que debe haber un punto final; y, a partir del primer día de su gobierno “cero corrupción y cero impunidad”.

Te puede interesar: Guardia Nacional tendrá 2 mandos, civil y militar: AMLO

“Mi opinión, aunque todo esto va decidir la gente, es que optemos por el punto final y pensar hacia adelante, y no irnos por la tangente de estar como siempre solo castigando a chivos expiatorios. Porque yo considero que la crisis en México se originó por la ineficiencia y deshonestidad de los más altos servidores públicos hasta el pináculo, hasta mero arriba”.

Reiteró que aquellos servidores públicos que tengan abiertos procesos penales y administrativos abiertos continuarán hasta que la autoridad decida en su favor o en contra.

(EL UNIVERSAL)

Continuar Leyendo

Política

Textos, contextos y pretextos

Publicado

En

Por

Foto: Megamedia

 

 

#CARTÓN DE TONY

Continuar Leyendo

Política

Actúen con serenidad y confíen en mí

Publicado

En

Por

Crisis

Carlos Alfredo Dávila Aguilar (*)

El pasado miércoles 9 de enero, en su rueda de prensa mañanera en Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador se negó a informar sobre una fecha tentativa para la normalización del abasto de gasolina en el país, luego de días en los que varios estados han vivido (viven) horas complicadas para el funcionamiento normal de sus actividades, tanto económicas como cotidianas:

No dijo que no tuviera la información, ojo. Lo que dijo es que él tenía la información, pero que prefería no darla a conocer.

“No lo quiero decir para no alimentar a quienes están… eh… —hace pausa y cambia su semblante, agacha la cabeza como quien se debate entre actuar con integridad o salir del paso a costa de una villanía, parece luchar internamente solo por un segundo— a… eh… cuestionarnos” asesta finalmente, levantando la cara.

Inmediatamente después, afirma: “Y si digo un día —sonríe suspicaz hacia los reporteros— y por alguna razón ese día no se resuelve, ya pasó un día, ya pasó otro día… entonces, que tengan confianza, se va a resolver”.

Vale la pena ver este fragmento en vídeo, y es difícil no verlo más de una vez. Lo que refleja es mucho, y lo que nos dice el Presidente también.

Lo que nos está diciendo el Presidente es que, ante un problema grave, que podría detonar reacciones perjudiciales para la economía nacional y para la paz social, lo que tiene prioridad —ante todo— es el criterio político. Cuidado, no dice que tiene que reservarse cierta información para cuidar la efectividad de las acciones contra el “huachicol”; lo que nos ha dicho es que decide reservarse la información para evitar eventuales cuestionamientos.

Lo que también nos está diciendo es que no comparte el concepto democrático de rendición de cuentas de la autoridad ante la ciudadanía. Rendir cuentas significa, justamente, que la autoridad pública tiene la obligación de informar a quienes la cuestionan. Y en una democracia liberal, todo ciudadano tiene el derecho de cuestionar a la autoridad y exigir información sobre el estado de los asuntos públicos (salvo cuando se trata de información clasificada como confidencial, o información delicada relativa a un proceso judicial en curso).

Lo que refleja es un líder político cuya cosmovisión no corresponde a la de una democracia liberal moderna, sino que corresponde a la del viejo régimen autoritario en el que se formó el actual presidente López Obrador. Una cosmovisión en la que en lugar de haber ciudadanía (que cuestiona al poder), hay un “pueblo”; y donde en lugar de haber servidores públicos responsables ante la ciudadanía, hay un “dirigente” político, que interpreta según su criterio cuál es “la voluntad del pueblo”, cuál es su mejor interés, y lo dirige en consecuencia.

Es significativo que, en sus digresiones históricas, López Obrador suele hablar de los líderes políticos que él admira —Hidalgo, Morelos, Madero, Cárdenas— como “grandes dirigentes”. También se ha referido con el mismo apelativo a Fidel Castro y a Hugo Chávez. Y tiene razón en referirse así a ellos, pues verdaderamente ninguno —salvo tal vez Madero—, fueron líderes democráticos, pues es solo hasta 1997 que podemos hablar con seriedad de la existencia de una democracia en México: la primera vez en la Historia que la voluntad del detentor ejecutivo dejó de ser automáticamente ley.

Es una visión profundamente paternalista: solo se dirige a los niños, a los animales… y a los súbditos.

Es también es una visión que conecta profundamente con la cultura de nuestro país profundo, acostumbrado por siglos a sus “dirigentes” —benévolos o malévolos—, pero no a funcionarios públicos obligados a rendir cuentas ante sus ciudadanos.

Ante los cuestionamientos, el Presidente pide a los ciudadanos actuar “con prudencia, con serenidad, sin caer en pánico”. No ofrece información sobre la situación, ni sobre su plan de acción, ni sobre los obstáculos que ha encontrado su implementación.

Ante el nerviosismo que suscita el desabasto en varias ciudades del país —incluida la capital— y la falta de información, responde que “no hay desabasto”, y que hay compras de pánico porque los medios de comunicación están desinformando.

“No hay desabasto”

Ante las portadas de los medios que reportan la situación, en medio del vacío de información oficial, se les culpa a ellos y a los ciudadanos de propiciar el desabasto. Los spots radiofónicos siguen haciendo eco de su declaración: “no hay desabasto”. Las imágenes de las filas kilométricas por falta de gasolina en México dan la vuelta al mundo. El Presidente encara a la prensa al día siguiente por la mañana con una sonrisa desenfadada. Sigue sin ofrecer una explicación.

Que nadie se llame a engaño: esta será la tónica de manejo de crisis del sexenio.

El presidente López Obrador podrá tener buenas intenciones —yo creo que las tiene—, pero no es un líder que comparta los valores de la democracia liberal. Hizo gala de ello con la vergonzosa representación de Juan Manuel Nungaray, enviado en nombre del gobierno mexicano a Caracas para la investidura del dictador Nicolás Maduro, en su nuevo periodo como dirigente del pueblo venezolano 2019-2015..

carlos0alfredo01@gmail.com

Investigador sobre derechos políticos y democracia en la Academia Interamericana de Derechos Humanos

 

Ventana con texto de 16 puntos… Ventana con texto de 16 puntos…

Continuar Leyendo

Tendencia