Megamedia

Copyright 2018 | Sitio web desarrollado por GRUPO MEGAMEDIA

Entrega Especial

“La máquina de Belgrado”: Tihomir Tiko Jelisavcić

Publicado

En

Después de haber tenido una muy mala campaña con Manuel Novelo Coello en 1985, el presidente municipal de Cancún, Joaquín González Castro decidió que, si quería hacer historia en el futbol mexicano con los Pioneros de Cancún, necesitaba un técnico ganador.

Fue así como el 22 de junio de 1985, unos minutos antes de arrancar la temporada, el serbio Tihomir Jelisavčić con ayuda de un traductor dio sus primeras palabras de aliento al equipo ya como director técnico:

“Les voy a pedir un rendimiento del 100 por 100 y solo nos esperan 3 cosas: trabajar, trabajar y trabajar más duro, mi intención no es asustarlos sólo estoy dando mi punto de vista y vamos a lograr grandes cosas, yo les enseño futbol y ustedes me enseñan español”, recogen algunas crónicas de aquel partido en ese año.

Algunos pensaron que el idioma sería factor importante para el entendimiento con el equipo, pero no fue así y, al contrario, los Pioneros de Cancún hicieron una campaña histórica, poniendo a la ciudad en el mapa, no sólo de lo turístico, sino también de lo deportivo.

Tihomir Jelisavčić fueun director técnico que desarrollo su carrera futbolística en su natal Serbia (antigua Yugoslavia) jugó en equipos como F. K. Partizan Belgrado, OFK Belgrado resultando con este último campeón de Copa de Yugoslavia en 1955, y de ahí su apodo “la máquina de Belgrado”.

Ya como director técnico, su trabajo más notable fue dirigir a la Selección de fútbol de Nigeria y años más tardes dirigir al equipo cancunense y convertirlo en “una máquina de fútbol”.

“Tiko” como también lo conocían logró con el equipo 21 triunfos, seis empates y 5 derrotas, 95 goles a favor y 46 en contra. Su fútbol arrasaba tanto en el torneo largo de la tercera división como en la liguilla e incluso derrotó por goleada a la selección sub 20 de México.

De un momento a otro fue tanta la atención de los medios con el estratega, que empezaron a llegarle ofertas para dirigir equipos de primera división, y el serbio por su amor a la camiseta, así como el clima de Cancún decidió quedarse con el cuadro local.

En mayo de 1986, el equipo caribeño intentando lograr su ascenso a la segunda división A, cayó ante las Águilas de Progreso Industrial en un marcador global de 4 a 3. Sin embargo, Pioneros al ser el tercer mejor equipo de la tercera división a nivel nacional, tuvo la oportunidad de medirse ante el penúltimo lugar de la segunda división B, en un partido que el equipo cancunense ganó sin problemas 4-2, que le valió su lugar seguro en la segunda división B.

Cancún estaba haciendo historia una vez más, y todos confiaban en que al mando de “Tiko” la ciudad tendría un equipo de primera división e incluso las autoridades ya habían empezado a construir el nuevo estadio para los Pioneros y prefirieron comprar una franquicia en la segunda división A, tristemente ese sería el último partido dirigido por el estratega.

La tragedia llegó el 29 de junio de 1986, día de la final de la Copa Mundial de Fútbol de 1986, Tihomir Jelisavcic había ido a cumplir con un compromiso a Chetumal, pues le habían pedido el favor de dirigir un partido a los entonces “Chicleros de Chetumal” para evitar la posibilidad del descenso. Una vez logrado el objetivo, en el trayecto de vuelta hacia Cancún, “Tiko” sufrió un accidente automovilístico en el que lamentablemente perdió la vida.

“La única vez que Tiko llego tarde a un entrenamiento fue porque había muerto”, comentó Fernando Cruz Pichardo, Ex jugador de Pioneros.

Si bien, solo un año estuvo en el banquillo cancunense, dejó las bases para que Pioneros este en la antesala de un ascenso a la Primera División de México, así como una camada de grandes jugadores quienes más a delante se volverían pilares del logro más sobresaliente del conjunto de Cancún: la lucha por el ascenso a Primera División de México.

PUBLICIDAD

Últimas noticias

PUBLICIDAD

Secciones

PUBLICIDAD

Etiquetas

Tendencia