Megamedia

Copyright 2018 | Sitio web desarrollado por GRUPO MEGAMEDIA

Internacional

La tradición del café árabe, reconocida por la UNESCO

Publicado

En

Cuando entras en una casa en Emiratos Árabes Unidos, los locales siempre te reciben con una calurosa bienvenida y ese olor a granos de café es parte del día a día.

“Servir café árabe es un aspecto importante de la hospitalidad en las sociedades árabes”, así lo afirmó la UNESCO al anunciar las nominaciones, frente a representantes de 175 países que asistieron a la décima sesión del Comité del Patrimonio Inmaterial de la UNESCO en el 2015.

El acto se llevó a cabo en el Country Club and Resort de Windhoek en Namibia del 29 noviembre al 4 de diciembre del 2015.

El 4 de diciembre la UNESCO nombró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad al café árabe.

Café árabe

La lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad cuenta con 336 elementos.

La Unesco recordó que la lista representativa está compuesta por expresiones que demuestran la diversidad del Patrimonio Cultural Inmaterial existente en el mundo.

El café es importante en el mundo árabe además de la bebida nacional, el té.

Un proverbio árabe del siglo XVII señala: “El café, bébelo sin remordimientos. Su aroma quita los nervios y su consumo los problema de la vida cotidiana”.

De hecho la palabra árabe ‘qahwa’ para designar al café proviene de la provincia de Kaffa en Etiopía y se transforma en ‘qahvé’ en Turquía y de allí salta a Italia como ‘caffé’ para pasar al español café.

Un café árabe se prepara tras seleccionar los granos que se tuestan ligeramente en una sartén plana antes de triturarlos en un mortero de cobre con un mazo del mismo metal.

Luego se ponen los granos así molidos en una gran cafetera o cacerola –también de cobre–, en árabe, dallah, que se llena de agua y se pone al fuego.

Cuando la infusión está lista, se echa en una cafetera de dimensiones más reducidas y se sirve a los invitados en tazas pequeñas denominadas finjaan.

Te puede interesar: 3 consecuencias de tomar café en ayunas

El más importante es el primero.

Las tazas de los invitados sólo se llenan hasta un cuarto, y así se puede volver a servir café varias veces más.

La costumbre exige que cada invitado beba una taza mínimo y no más de tres.

El café árabe lo preparan hombres y mujeres de toda condición social, especialmente en el hogar familiar y se puede servir con dátiles.

Se considera que los principales depositarios de esta práctica cultural son los jeques y jefes tribales que sirven café en los sitios donde se reúnen, los hombres y mujeres de mayor edad de la comunidad beduina, muy habitual en los países del Golfo Pérsico y los propietarios de negocios de café.

En Emiratos Árabes Unidos el café árabe es denominado mirra y es una tradición cultural, símbolo de hospitalidad y amistad.

No es el primer reconocimiento al café árabe ya que antes una variante, el café turco o a la turca, ya fue declarado patrimonio inmaterial en abril de 2015.

El café turco se prepara generalmente con el llamado café arábigo molido al punto, muy fino.

La bebida es muy concentrada y se prepara en el cezve, una típica jarra de cobre y latón con un largo mango, llamada ibrik en Turquía.

Se sirve en tazas pequeñas sin asa, con o sin azúcar, junto con un vaso de agua y muchas veces acompañado de una pequeña porción de algún dulce.

Te puede interesar: 10 bebidas con café que tienes que probar

Esta bebida es común, además de en Turquía, en Oriente Medio y algunos países balcánicos.

Es tradicional en restaurantes turcos, armenios y balcánicos en todo el mundo El café a la turca desempeña también un papel importante en esponsales y fiestas.

También es mencionado en la literatura y canciones constituyendo un elemento indispensable en los actos sociales.

victorianoysocialist.blogspot/Unesco

PUBLICIDAD

Últimas noticias

PUBLICIDAD

Secciones

PUBLICIDAD

Etiquetas

Tendencia