Megamedia

Copyright 2018 | Sitio web desarrollado por GRUPO MEGAMEDIA

Nacional

Por qué se canta para pedir posada

Publicado

En

La época navideña no sería lo mismo sin las tradicionales posadas. Esas que identificamos con el famoso “entren santos peregrinos, peregrinos”, piñatas, comidas y, sí, fiesta.

Pero, ¿por qué celebramos en México las posadas? ¿Por qué se canta “oooooos pido posaaaaada”?

Desde la época de la colonia en México se comenzaron a celebrar las posadas como parte de la evangelización. Nacieron en el mundo católico para conmemorar el camino de José y María desde Nazaret a Belén para, según el pasaje, pagar sus obligaciones fiscales.

Para esto, María iba embarazada y al llegar a Belén tuvo que dar a luz a Jesús. Nadie los recibió en su casa ni en el mesón por lo que se establecieron en un establo y ahí es donde la Virgen trajo al mundo a Jesús, según la creencia.

Las posadas como las conocemos hoy distan mucho de lo que fueron en sus inicios. Para comenzar, solo se hacían en las iglesias católicas. El agustino fray Diego de San Soria solicitó al papa Sixto V en 1587 poder celebrar anualmente el pasaje del nacimiento de Jesús en el convento de San Agustín Acolman, Estado de México, pero después la posada pasó a las calles y se combinó lo religioso con lo mundano, convirtiéndose en una celebración tradicional.

Hoy día mucha gente ya no las realiza con el fervor religioso pero siguen siendo parte de la cultura y, aunque cada estado de la república las celebre a su manera, es un hecho que lo que no cambia es la canción más popular que todos hemos escuchamos más de una vez.

En esta canción participan “peregrinos” y “caseros”. Es decir, los que cantan al llegar a pedir la posada y los que están dentro de la casa. También simplemente conocida como los de “afuera” y “adentro”.

Letra de la canción tradicional de la posada navideña

Si vas a asistir a una posada o en tu familia acostumbran a tenerlas, te dejamos con la letra (en el orden en que comienza y continúa) para que la vayas ensayando.

AFUERA

En el nombre del cielo

os pido posada,

pues no puede andar

mi esposa amada.

ADENTRO

Aquí no es mesón,

sigan adelante,

yo no puedo abrir,

no sea algún tunante.

AFUERA

No sea inhumano,

ténnos caridad.

Que el Dios de los Cielos

te lo premiará.

ADENTRO

Ya se pueden ir

y no molestar,

porque si me enfado

os voy a apalear.

AFUERA

Venimos rendidos

desde Nazaret,

yo soy carpintero,

de nombre José.

ADENTRO

No me importa el nombre,

déjenme dormir,

pues que yo le digo

que no hemos de abrir.

AFUERA

Posada te pide,

amado casero,

por solo una noche,

la Reina del Cielo.

ADENTRO

Pues si es una Reina

quien lo solicita

¿como es que de noche

anda tan solita?

AFUERA

Mi esposa es María,

es Reina del Cielo,

y madre va a ser

del Divino Verbo.

ADENTRO

¿Eres tu José?

¿tu esposa es María?

Entren peregrinos,

no los conocía.

AFUERA

Dios te pague Señor,

vuestra caridad

y que os colme el Cielo

de felicidad.

ADENTRO

¡Dichosa la casa

que alberga este día,

a la Virgen pura,

La hermosa María

TODOS (cuando ya abren la puerta)

Entren Santos Peregrinos, Peregrinos,

reciban este rincón,

que aunque es pobre la morada, la morada,

os la doy de corazón.

(Peregrinos adentro)

Mil gracias os damos

que en esta ocasión

posadas nos disteis

con leal corazón.

Pedimos al cielo

que esta caridad

os premie colmándoos

de felicidad.

Huffpost

PUBLICIDAD

Últimas noticias

PUBLICIDAD

Secciones

PUBLICIDAD

Etiquetas

Tendencia