Megamedia

Copyright 2018 | Sitio web desarrollado por GRUPO MEGAMEDIA

Investigaciones Periodisticas

Nuevo caso de la red de corrupción en la Sagarpa

Publicado

En

“No es justo lo que hacen”

Funcionarios y exfuncionarios de la Sagarpa en Yucatán (hoy Seder) son acusados de nuevo de haber encabezado una red de corrupción en el sexenio pasado, en colusión con algunos empresarios, para apropiarse de recursos federales del programa de infraestructura de riego, mediante el engaño deliberado a pequeños agricultores.

El citricultor de Tekax Manuel Gómez Beltrán denuncia que enviados de la empresa Corporación Mexicana para Proyectos en Agronegocios (Copra), S. A de C. V., propiedad de José del Carmen Lugo Maldonado, exdelegado de la Sagarpa, y dirigida por su hijo José Lugo Chavira, lo convencieron de firmar una solicitud de apoyo al gobierno federal para modernizar el sistema de riego de su parcela.

Sin dar nada a cambio, pero apenas se autorizó el pago, dice, los integrantes de la red se quedaron con la mayor parte del dinero y solo destinaron un poco a las obras de riego.

Tiempo después, le informaron que, contra lo que le dijeron inicialmente, él sí es responsable de pagar una parte de ese apoyo, “cuando yo no tengo ni un centavo”, se queja Gómez Beltrán.

“Me engañaron a propósito para que se quedaran con ese dinero y ahora, ante mi imposibilidad de pagar, han turnado mi caso al Sistema de Administración Tributaria (SAT), que amenaza con embargar mis propiedades.
“Desde que estalló el problema no puedo dormir. Me dan las cuatro de la mañana y sigo sentado en mi hamaca”, añade. “No es justo lo que me hacen”.

Te podría interesar:“No creo en fantasmas”, dice Rolando Zapata Bello

Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, ha publicado dos casos parecidos: el de Emiliano Chan Aguilar, de 88 años, de Tizimín, y el de Román Aurelio Dzib Camelo, de Sucilá, ambos pequeños ganaderos, aunque hay indicios de muchos casos más en todo el estado.

En estas denuncias la mecánica ha sido la misma: empleados de Copra convencen a pequeños ganaderos o agricultores de que soliciten un apoyo a fondo perdido a la Sagarpa. Luego funcionarios de esta dependencia les piden firmar un convenio “a ciegas”.

Es decir, no les muestran el contenido, sino solo una hoja en blanco donde firman, entre otras cosas, la autorización a la Sagarpa para contratar a la empresa que ella quiera y que en estos casos siempre ha sido Copra. A su vez, ésta entregaría una “mordida” a la dependencia a fin de asegurar la autorización del convenio y la asignación de obras a su favor.

Copra realiza las obras a medias porque no recibe todo el presupuesto autorizado, lo que ocasiona la resistencia de los productores a firmar el finiquito.

Éstos, además, se van de espaldas cuando protestan y la Sagarpa les muestra el contenido del convenio que firmaron, donde los obliga a entregar la mitad del apoyo federal.

Te podría interesar: Fantasmas bloqueados

Como se niegan a pagar, la dependencia los denuncia al SAT y éste solicita el embargo de sus bienes.

En este nuevo caso, Gómez Beltrán relata a Central 9 que es propietario de cinco hectáreas hace más de 30 años, ubicadas en la unidad citrícola Leona Vicario, a cuatro kilómetros de Tekax, donde él y otros 36 pequeños productores cultivan limón en 82 hectáreas.

Entre abril y mayo de 2015, dice, nos buscó Martín Viera Lugo, supervisor de obra de Copra, “la campeona para robar”, para ofrecernos un apoyo federal a través de la Sagarpa por $1.500,000 para modernizar nuestro sistema de riego, a cambio de una aportación nuestra de la mitad de esa cantidad.

“‘No aceptamos porque no tenemos ese dinero’, le respondimos. ‘Eso no es problema’, contestó. ‘El pago de ustedes es ficticio’, así nos lo dijo, ficticio, solo teníamos que firmar, y le creímos porque él venía en nombre de la Sagarpa”.

De los socios de la unidad citrícola, 24 aceptaron el apoyo para modernizar el riego de 50 hectáreas, pero como el único de los socios con Registro Federal de Causantes era Beltrán Gómez, fue él quien firmó el convenio en nombre de los demás. Lo hizo en las oficinas de la Sagarpa en Mérida en junio de 2015.

“Los funcionarios de esa dependencia nunca me mostraron el texto del convenio en el que debía de eximirme de cualquier pago, como me dijo Viera Lugo”, afirma. “Por el contrario, solo me dieron a firmar una hoja con mi autorización para iniciar las obras. Meses después, cuando estalla el problema y puedo leer ese convenio, me doy cuenta que allí hay una cláusula que me obliga a entregar $756,000 al gobierno, la mitad del apoyo económico, lo que comprueba el engaño deliberado de la Sagarpa”.

Además de no permitirle leer el convenio, funcionarios de esa dependencia falsificaron la firma de Beltrán Gómez.

En entrevista con Central 9, éste revela que en pleno pleito con la Sagarpa y Copra descubrió dos copias de ese convenio, una firmada en julio de 2015, con su firma y nombre abajo, y otra en julio, con las mismas características.

“La primera tenía una firma que no era mía y mi nombre no estaba en letras de molde como suelo escribir, pero nunca supe por qué se firmó dos veces ese convenio. Sagarpa y la empresa hicieron sus transas a mis espaldas”. Aunque el convenio se firmó en junio, pasaron muchos meses antes de que se iniciara la obra. (Continuará).— Hernán Casares Cámara

En diciembre, Beltrán Gómez acudió a Copra por información y sus empleados le explicaron la causa del atraso:

“Sagarpa no ha dado el dinero”.

El productor acudió entonces con Humberto López Castillo, jefe de Programas Agrícolas de esa dependencia, quien consultó con otros empleados y le respondió:

“El dinero se lo dimos a Copra desde hace meses”.

“Yo me encaro con ellos y les pregunto: ¿Por qué lo hicieron si el convenio los obliga a dármelo a mí, precisamente en la cuenta bancaria que me obligaron a abrir? Yo soy quien debe contratar a la empresa que más me convenga para la obra, no ustedes”, les digo.

Los de Sagarpa me responden que lo hicieron porque había firmado la autorización (el eventual endoso de los cheques), “pero yo nunca hice eso y si lo hice”, afirma Beltrán Gómez, “nadie me explicó de qué se trataba, igualito como lo hicieron en Tizimín y Sucilá y en un montón de lugares”.

Los cheques con el dinero federal se lo dieron a Lugo Chavira y éste lo manejó durante 17 meses, añade el productor. Las obras las empezó hasta fines de 2016, es decir, “cuando él quiso”.

De un vistazo

Encara a Copra

En diciembre, Manuel Beltrán Gómez acudió a Copra por información y sus empleados le explicaron la causa del atraso: “la Sagarpa no ha dado el dinero”.

De un lado a otro

El productor acudió entonces con Humberto López Castillo, jefe de Programas Agrícolas de esa dependencia, quien consultó con otros empleados y le respondió: “El dinero se lo dimos a Copra desde hace meses”.

Cuando quiso

Los cheques con el dinero federal se lo dieron a Lugo Chavira y éste lo manejó 17 meses. Las obras las empezó a fines de 2016, “cuando él quiso”.

Diario de Yucatán

PUBLICIDAD

Últimas noticias

PUBLICIDAD

Secciones

PUBLICIDAD

Etiquetas

Tendencia