Megamedia

Copyright 2018 | Sitio web desarrollado por GRUPO MEGAMEDIA

Entretenimiento

Un poderoso ejemplo

Publicado

En

Modelo a emular

Alejandro Legorreta González (*)

“Mi piel, muy mexicana, oaxaqueña y muy humana”— Yalitza Aparicio

Yalitza Aparicio nació en Tlaxiaco, Oaxaca, se graduó como normalista y vivía una vida ordinaria hasta hace un par de años.

Nunca estudió actuación, ni lo tenía considerado, pero una audición vendría a cambiar radicalmente su vida, cuando fue elegida para interpretar a Cleo, el personaje principal de “Roma”, la última obra maestra de Alfonso Cuarón.

“Roma” cuenta la historia de la trabajadora doméstica de una familia de clase media a principios de los setenta en Ciudad de México. La película no solo tiene la virtud de retratar inmejorablemente la atmósfera política y social de un momento histórico tan importante, sino también de plantear las complejidades de una familia en la que las mujeres deben jugar un papel heroico ante el abandono de las figuras masculinas y el Estado.

El recibimiento de “Roma” ha sido magnífico. A finales del año pasado la película fue seleccionada en la mayoría de las listas sobre las mejores obras del año de los más prestigiados críticos, obtuvo el Globo de Oro en la categoría de Mejor Película Extranjera y está nominada para 10 estatuillas en los próximos Óscar. Pero la novedad en esta ola de éxitos es que, desde el estreno de “Roma”, el reconocimiento al trabajo de Yalitza tampoco ha cesado.

Fue considerada por “The New York Times” en su lista de mejores actores y actrices del año y por la revista “Time” como la mejor actriz del año. Con su nominación al Óscar a mejor actriz, el mayor galardón en el gremio, Yalitza se ha convertido también en la primera latina en ser nominada en 14 años y en la primera mujer indígena en competir en esa categoría; competirá nada menos que con Lady Gaga, Glenn Close, Olivia Colman y Melissa McCarthy.

Esta ola de reconocimientos ha sido acompañada por una ola de visibilidad, ya que se ha vuelto, y esto no es nada superfluo, en la imagen de revistas como “Vogue” y “Vanity Fair” y ha recibido invitaciones de los principales “talk shows” estadounidenses.

Contexto

Hay que poner en su justa dimensión el trabajo de Yalitza: lo que está sucediendo es extraordinario. En un contexto como el mexicano, con tan fuertes desigualdades estructurales, con baja movilidad social, con un profundo y doloroso racismo, donde la población indígena es el sector que vive mayor pobreza extrema, el éxito de Yalitza representa un verdadero terremoto, que pone en entredicho los conceptos añejos de mérito y belleza, entierra prejuicios y nos enseña que no hay obstáculos para el talento.

Y digo talento porque el reconocimiento internacional ni es gratuito ni es poca cosa. Si para algo sirven los premios de cualquier índole, es para celebrar y aplaudir lo excelente; la actuación de Yalitza la ha llevado a la cúspide de la industria cinematográfica porque es una actuación notable.

Yalitza Aparicio se está convirtiendo de esta manera en un referente. Es decir, en un modelo a emular: alguien a quien las y los jóvenes mexicanos verán como inspiración. En un ejemplo de empoderamiento para la población indígena pero también para todas las mexicanas, cuyo poderoso mensaje es que el trabajo, la dedicación y el talento pueden derribar cualquier barrera racial o socioeconómica.

El próximo 24 de febrero, Yalitza Aparicio sabrá si se llevará el Óscar a casa. Pero, independientemente del resultado, el cambio ya empezó: la carrera de Yalitza continuará abriendo brecha, seguirá dándole sustento a los sueños.


En menos de 280 caracteres: El Super Bowl LIII rompe récord para colocarse como el de menor puntaje en la historia. Faltó acción.— Mérida, Yucatán.

a@opciona.mx

@a_legorreta

www.opciona.mx

www.alejandro legorreta.com

Empresario

Continuar Leyendo
Clic para comentar

PUBLICIDAD

Últimas noticias

PUBLICIDAD

Secciones

PUBLICIDAD

Etiquetas

Tendencia