Megamedia

Copyright 2018 | Sitio web desarrollado por GRUPO MEGAMEDIA

Yucatán

Nacido antes de la Revolución festeja sus 115 años en el Centro de Atención del Adulto Mayor

Publicado

En

MÉRIDA.- El día de ayer, el señor Fausto Blanco Cámara celebró su cumpleaños número 115 en el Centro de Atención del Adulto Mayor del DIF Municipal donde vive.

Fausto Blanco Cámara está plenamente convencido de que nació seis años antes de la Revolución Mexicana al afirmar que vino al mundo el 4 de febrero de 1904.

Y rodeado de otros 32 ancianos que le cantaron “Las mañanitas” y lo acompañaron sopló las velas de su pastel.

Emocionado por ratos, Fausto permitió que le tomen fotos a pesar de creer que de esa forma podrían “robarle el alma”. Por ello, a cada “click” se persignaba.

Fausto, a quien los años no le han quitado la vista, la audición ni el caminar (solo se apoya en un bastón), cuenta que nació en un rancho —de cuyo nombre no se acuerda—, que estaba en el norte de Veracruz, entre Tampico (Tamaulipas) y Tuxpan. Ese rancho, dice, era de unos ganadores muy ricos.

Don Fausto habla tan rápido que una misma frase dice que tenía 7 años cuando empezó a trabajar y que pasó gran parte de su vida en fincas frutales, recolectando mango, naranja, aguacate y zapote.

Aunque recuerda que tuvo esposa e hijos —hoy ya fallecidos— no sabe cuándo ni por qué llegó a Mérida.

Tan solo en el Centro de Atención del Adulto Mayor del DIF Municipal lleva más de doce años. A éste llegó luego de ser reportado al vivir en la calle, cerca del mercado de San Benito, según cuenta Rubí Briceño Correa, jefa del Centro.

En el albergue, situado en el fraccionamiento Juan Pablo II, Fausto es de los primeros en levantarse. A las 5 de la mañana ya está en pie y lo primero que quiere hacer es bañarse… con agua fría.

El baño con agua fría, aún si hay bajas temperaturas, es uno de sus secretos para haber rebasado los 100 años, así como mantener un buen aseo en los dientes, la quijada y la mandíbula. “Bien ‘limpiado’ eso es la vida; hasta los ricos lo hacen”.

Pero también dice que la honestidad y ser buena persona ayuda a tener una buena vida: “Nunca en todos mis años me he clavado ni una moneda, ni centavo. Si uno roba es lo que luego hace que uno pierda la vida, ser mala uña y ser mala gente no te deja vivir”.

Continuar Leyendo
0

PUBLICIDAD

Últimas noticias

PUBLICIDAD

Secciones

PUBLICIDAD

Etiquetas

Tendencia