Megamedia

Copyright 2018 | Sitio web desarrollado por GRUPO MEGAMEDIA

Entretenimiento

Angy pesaba 175 kilos; hoy, 90

Publicado

En

Angy se observa en un espejo, mira cada parte de su cuerpo y sonríe, se enorgullece porque hace cinco años no era capaz de realizar ese acto tan simple, le daba miedo ver su reflejo y encontrarse con los 175 kilogramos que pesaba y que se convirtieron en una carga más emocional que física. Ahora se acepta con sus 90 kilos, se gusta y va por más.

“Me daba miedo, no podía estar frente a un espejo, porque era mucho mi peso, ahora me acepto, veo mis cambios, me puedo probar ropa que me gusta, que siempre quise usar”, cuenta, sin alejar la vista de su reflejo.

Quien la conoció hace cinco años quizá no la reconozca, sobre todo porque a partir de la manga gástrica y el bypass que le realizaron en el Hospital General Dr. Rubén Leñero, Miguel Ángel Flores decidió que era momento de iniciar un cambio que anheló por muchos años: convertirse en mujer. Pasar de la talla 44 a la 38 es un logro de largo aliento que inició en 2014, cuando una doctora le advirtió que su obesidad ya se le había salido de las manos y tenía que hacer algo para revertirla o le podría costar la vida.

“Fui a mi clínica del Seguro Popular y me dijeron que tenía superobesidad, ya estaba en grado tres y me canalizaron a un programa en la Clínica Especializada en Obesidad y Enfermedades Metabólicas, en el Leñero. Llegué a una plática que duró cuatro horas, escuché a los internistas, a las nutriólogas y sicólogas y me explicaron: si eres afiliado del Seguro Popular no pagas nada, si tienes IMSS o ISSSTE te cobran los insumos, que son como 50 mil pesos”, detalla.

La báscula marcó 175 kilogramos cuando la pesaron, mientras que por su estatura de 1.55 metros debía bajar cerca de 115 kilos. De inmediato la enviaron con un médico internista para checar que no tuviera enfermedades relacionadas con la obesidad, como diabetes o hipertensión, y también tuvo que acudir con una sicóloga y una nutrióloga. Dos años tardó el proceso para llegar a su primera cirugía, para la que bajó 25 kilos con base en una dieta y apoyo de la sicóloga Verónica Pratty.

“De los 175 kilos bajé hasta 140, porque tenía muy grande el abdomen, lo que se conoce como mandil. Antes de la operación me dieron una dieta para hacer que mi hígado no estuviera graso y evitar complicaciones en la cirugía”, recuerda.

Con la manga gástrica Angy bajó otros 20 kilos y esperó tres años para ser candidata al bypass gástrico, que le realizaron el 7 de diciembre de 2017, con el que quedó maravillada porque perdió 40 kilos.

“Como tenía muchos kilos de sobra no me podían hacer el bypass de un jalón, pero no sabes cómo te cambia la vida, en cosas simples como abrocharme la agujeta o andar en el transporte público, porque me cansaba mucho, si me sentaba me quedaba dormida y ahora ya no”.

Su meta inmediata es bajar cinco kilos por mes hasta llegar a los 60 y poder someterse a la cirugía reconstructiva.

“Me van a quitar los gorditos, el pellejo es pura grasa y llega a pesar diez kilos, me tienen que quitar ese exceso de piel del mandil, de las piernas y de los brazos”, dice.

La peor época en la vida de Angy fue la secundaria, ya que “siempre me trataban como el gordito y me agarraban de botana, no me gustaba eso”. La adolescencia fue complicada, porque se empezó a aislar: no iba a fiestas, no le gustaba comprar ropa y cuando lo hacía, la entristecía que la mandaran a buscar tallas más grandes. Carecer de una relación sentimental y no asumirse como mujer provocaron que se deprimiera.

“Me sentía muy mal por mi peso, quería andar con alguien, pero cómo le harían caso al gordito o gordita, entonces fue doble problema, porque venían los atracones, comía mucho y luego me sentía culpable”.

Un día Pratty le preguntó por qué quería bajar de peso, su respuesta inmediata fue “por salud”, y la sicóloga le pidió que pensara en algo más.

“Entonces acepté que quería ponerme ropa bonita y que quiero hacer mi cambio como chica trans; eso no lo aceptaba, conocía amigas y me decían que tenía que ser yo, pero si quería hacer el cambio, primero tenía que bajar de peso. Lo sigo pensando, pero sí me gustaría hacerlo”.

Con sus 48 años y 85 kilos menos es feliz, porque puede caminar por una hora sin agotarse. El padre de Angy era diabético y su madre sufría de presión alta, por eso no le extrañó que le dijeran que su obesidad no era sólo por mala alimentación, sino por razones genéticas. Cuando le hicieron la cirugía de manga gástrica, también participó como voluntaria en un protocolo de la UNAM en el que le practicaron una biopsia para determinar los motivos de su mal, que era hereditario. “Todo era más difícil” Por esas fechas trabajaba en la entonces delegación Cuauhtémoc, como recaudadora en los baños públicos, pero su obesidad hacía que todo fuera más difícil. En el hospital le explicaron que la obesidad es una enfermedad y que no asumirlo es el principal problema de los mexicanos, porque no creen que pueden desarrollar diversas complicaciones o que existen afecciones que derivan de este mal.

Angy aprendió a llevar una alimentación sana, a fijar horarios y corregir malos hábitos. Por todo el camino que ha recorrido, pide a la gente no caer en charlatanerías, pues bajar de peso se logra con ejercicio y buena alimentación. Otra prioridad es encontrar empleo: hoy vende ropa y cosméticos, pero quiere entrar a una empresa o poner un negocio de masajes. Invita a las personas con sobrepeso u obesidad a visitar la clínica no sólo para entrar al programa y sentirse bien consigo mismas, sino para sentirse acompañadas por alguien que tiene la misma enfermedad.

“Yo hice amigas ahí, nos operamos y ahora vemos nuestro seguimiento, cuánto hemos bajado. Te sientes bien porque compartes las ideas, les pido que no lo dejen, porque es una enfermedad y cuando pierdes todos esos kilos se componen muchas cosas en tu vida”.

Te podría interesar: Obesidad, creciente desafío para la salud

Al ser uno de los más de 2 mil pacientes con superobesidad que la clínica Rubén Leñero ha atendido en una década, se dice plena y asegura que el camino, aunque largo, le ha dado resultados gratificantes.

“Por unos cinco o seis años pasé de lado cuando había un espejo, no me gustaba lo que veía, ahora ya no, sí es complicado y pasé mucho tiempo para lograrlo, pero vale la pena, la verdad”.

El universal

PUBLICIDAD

Últimas noticias

PUBLICIDAD

Secciones

PUBLICIDAD

Etiquetas

Tendencia