Megamedia

Copyright 2018 | Sitio web desarrollado por GRUPO MEGAMEDIA

Política

Los 100 días de López Obrador

Publicado

En

Filiberto Pinelo Sansores (*)

Han sido días de intenso trabajo los primeros 100 transcurridos de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador. Trabajando más de 16 horas diarias de lunes a domingo ha hecho trizas cualquier récord de actuación de los gobernantes de la época neoliberal, caracterizados por un trabajo con horario limitado, con fines de semana para la distracción —jugando golf, por ejemplo, en compañía de amigos de su corte— en lugar de resolver los graves problemas del país. Recorriendo éste en asambleas masivas para informar de nuevos programas para sacar de la pobreza al país y conocer los problemas más acuciantes de la población, el mandatario ha establecido un nuevo estilo de gobernar.

Y no sólo se trata de la cantidad del esfuerzo realizado, sino de la calidad del trabajo efectuado, medido en el bienestar que generan en los diversos sectores de la comunidad a que son dirigidos. En estos 100 días se ha hecho mucho más que durante los 36 años de gobiernos anteriores, organizados para vivir de manera parasitaria, mientras actuaban contra la sociedad.

Algunas de sus acciones más sobresalientes son: 1. El aumento al salario mínimo, con un incremento real nunca visto en los 36 años anteriores. 2. La eliminación de privilegios para quienes ocupan cargos en el gobierno y la reducción de los enormes salarios que se asignaban. 3. La cancelación de la pensión a los expresidentes. 4. El gran número de programas sociales en favor de millones de mexicanos, ancianos, niños, jóvenes, discapacitados, indígenas, pequeños productores de la ciudad y el campo, etcétera. 5. La desaparición del costoso Estado Mayor Presidencial, más de 8,000 elementos desperdiciados para cuidar a una persona. 6. El combate a la corrupción en su fase de dejar de otorgar dinero público sin control a particulares y purgar los padrones inflados de todos los programas anteriores para depurarlos. 7. El enfrentamiento al robo de combustibles reduciéndolo mucho con una recuperación de recursos que será de 50 mil millones de pesos este año. 8. Rescate y refinanciación de Pemex y la CFE, sin necesidad de recurrir a “desinteresados” inversionistas particulares, nacionales y extranjeros. 9. La creación de la Guardia Nacional, que junto con los programas sociales servirán para combatir la inseguridad del país. 10. La terminación del espionaje político con la clausura del Cisen y la apertura de sus archivos.

El presidente ha visitado las 32 entidades federativas y efectuado reuniones en 90 municipios. De lunes a viernes de seis a siete de la mañana se reúne con su gabinete de seguridad para dar seguimiento al trabajo que se hace y discutir las estrategias que correspondan, y al terminar informa a la población en sus conferencias mañaneras lo que le interesa saber al país.

Ha enviado al Congreso iniciativas de reformas a las leyes (algunas ya aprobadas) a) para tipificar como delitos graves y sin derecho a fianza los de corrupción, robo de combustibles y fraude electoral; b) para expropiar de manera expedita bienes, producto de la corrupción y la violencia (de extinción de dominio), que abarque tanto a delincuentes comunes como de cuello blanco; c) para eliminar el fuero constitucional del presidente y que pueda ser juzgado en funciones por hechos de corrupción y otros delitos; d) para establecer el derecho efectivo de los ciudadanos a la consulta popular y, e) para revocar el mandato del titular del Ejecutivo federal si éste falla.

En materia económica, por primera vez se aplica la fórmula de acabar con la corrupción y con la impunidad para liberar fondos que puedan ser destinados al desarrollo y al bienestar del pueblo. Si antes en el pago de una obra, una compra o un servicio se erogaban 100 millones de pesos, ahora eso costará como máximo la mitad. Están en venta aviones, helicópteros y vehículos extravagantes. No se rentan oficinas de lujo y nadie tiene servicio médico, caja de ahorro ni seguro privado con cargo al erario. Por ahorro de compras, sin corrupción y aplicando el plan de austeridad, este año se obtendrán 700 mil millones de pesos más de lo presupuestado para invertir en el desarrollo del país, sin necesidad de aumentar impuestos ni pedir préstamos. ¿Qué gobierno había logrado esto?

En política exterior este gobierno ha actuado de manera inobjetable, se ha apegado a los principios constitucionales de no intervención, autodeterminación de los pueblos, solución pacífica de las controversias, proscripción de la amenaza o del uso de la fuerza en las relaciones internacionales, igualdad jurídica de los Estados, cooperación internacional para el desarrollo, respeto, protección y promoción de los derechos humanos y lucha por la paz y la seguridad internacionales, única forma de ser respetados en el concierto internacional y no ser títeres del imperio vecino.

Es la del gobierno actual una lucha sin cuartel contra rémoras que se resisten a los cambios y se aferran a los privilegios. Aún hoy no se consigue que todos los servidores públicos se bajen los insultantes sueldos que en el pasado se asignaron. Muchos de ellos se siguen metiendo a la bolsa gruesas sumas que superan el sueldo del presidente del país que es el tope legal al que deben llegar. Llueven los amparos de panistas, priistas, comisionados de órganos autónomos creados como hongos tras la lluvia para hacer crecer la burocracia a cargo del erario, y de instituciones como el INE, la CNDH, etcétera, y el Poder Judicial, para echar atrás la ley que pone límite a su avaricia.

Ya vimos cómo medidas patrióticas como rescatar a Pemex y ponerlo a flotar de nuevo para que sirva realmente a los mexicanos es ocasión para denostarlo, no obstante que hace lo contrario a lo que hicieron los causantes de la desgracia nacional al privatizarlo a cambio de los billonarios moches que por su antipatriotismo recibieron. Nunca ningún presidente se hizo cargo de la infernal coladera en que fueron convertidos los ductos de la paraestatal por los “huachicoleros” en diversos puntos del país que no sólo llegaron a robarse hasta 800 pipas diarias de gasolina, sino que afectaron la seguridad de los habitantes de las regiones al dar pie al surgimiento de grandes bandas del crimen organizado que asesinan a decenas de personas en aras del negocio.

Respecto al precio de los combustibles, el presidente dijo textualmente: “La gasolina magna, el diésel y la luz han subido por la tardanza en la aplicación del mecanismo de regulación que utilizaremos, pero pronto se resolverá este asunto. Habrá ajustes para cumplir nuestra palabra de no aumentar en términos reales los precios de los energéticos”.

Es un hecho que desde el primer día AMLO está tratando de reconstruir un país destruido. Ha tenido éxito porque el pueblo, según las encuestas, lo apoya. Sólo si claudicara perdería su apoyo.— Mérida, Yucatán.

fipica@prodigy.net.mx

Maestro en Español. Especialista en política y gestión educativa

Continuar Leyendo
0

PUBLICIDAD

Últimas noticias

PUBLICIDAD

Secciones

PUBLICIDAD

Etiquetas

Tendencia