Megamedia

Copyright 2018 | Sitio web desarrollado por GRUPO MEGAMEDIA

Yucatán

Plaza Grande

Publicado

En

Nos comentan que…

Bien dicen que cada gobierno tiene su propio estilo. Lo que para una administración es muy importante, para otras no. Por ejemplo, en los gobiernos federales del PAN y del PRI cada vez que el Presidente visitaba un estado era obligatoria la presencia de representantes de los tres poderes, desde la llegada, para darle la bienvenida, hasta la despedida. Pero todo cambia y en la reciente visita de Andrés Manuel López Obrador el viernes pasado fue notoria la ausencia de algún representante del Congreso del Estado, porque no invitaron a ningún diputado. El más desesperado de todos los legisladores era el priista Luis Borjas Romero, de quien se dice que le gusta figurar y no pierde oportunidad para salir en los medios. En esta ocasión su queja fue porque la cabecera del distrito por el cual fue electo es Ticul, donde López Obrador tuvo su segundo evento público, y tampoco lo invitaron.

A propósito de la gira presidencial, y siguiendo con los cambios y formas distintas de gobierno, en Ticul se sintieron “discriminados” varios funcionarios estatales acostumbrados a estar siempre en primera fila y recibir trato preferente. En esta ocasión se vio a varios de ellos detrás de las tarimas de prensa, en el segundo bloque, entre estudiantes y trabajadores del sector salud. Entre los que se vieron dándose un verdadero “baño de pueblo”, sudando con los demás, estuvieron Beatriz Zavala Peniche, titular de la Comisión de Atención a Víctimas, quien no paraba de abanicarse, y María Fritz Sierra, secretaria general de Gobierno. En el evento también estuvieron presentes dos senadores por Yucatán: el panista Raúl Paz Alonzo y el priista Jorge Carlos Ramírez Marín, quien sintió el rigor de estar en un evento ajeno a su partido, pues fue objeto de sonora rechifla. A manera de consuelo, Paz Alonzo le daba palmaditas en el hombro.

En su despedida para cerrar ayer el periodo de sesiones del Congreso, quien pasó apuros por culpa de Luis María Aguilar Castillo (Nueva Alianza) fue el presidente de la mesa directiva, el priista Enrique Castillo Ruz, pues no le cuadraban las cuentas de la última votación porque asistieron 23 diputados y se reportaron 21 a favor del último punto de acuerdo y uno en contra. Como había un voto perdido, se repitió la votación, con el mismo resultado: 21 a favor y uno en contra. Lo que no sabían los legisladores era que Aguilar Castillo se había escapado 40 minutos antes y nadie podía poner su dedo en la pantalla de la computadora para votar. Descubrieron su ausencia hasta que acudieron a su curul para ver por qué no votaba.

La presentación del programa Peso a Peso, de apoyo al campo yucateco, tuvo su momento chusco para funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Rural, de productores y reporteros debido a la dificultad que tuvo el director de Agricultura, ingeniero José Manuel Bolio García, para pronunciar los nombres mayas de los municipios yucatecos. Fue evidente que jamás había escuchado o pronunciado esos nombres, porque todos los dijo de manera diferente a como se pronuncian en maya, a tal grado que ante las correcciones que le hacían tuvo que decir: “Tengo que aprender más la maya”. Las risas no fueron de burla, sino más bien por el tono y su manera de nombrar los municipios. Por ejemplo, dijo uaymáá, yaxcaba, hocaba, maxcanu…

PUBLICIDAD

Últimas noticias

PUBLICIDAD

Secciones

PUBLICIDAD

Etiquetas

Tendencia