Connect with us

Deportes

Solo ante la adversidad es que los grandes del fútbol saben brillar

Publicado

En

Solo ante la adversidad es que los grandes del fútbol saben brillar

Es gracias al fútbol que muchos han logrado vencer sus propios demonios y alcanzado el éxito, pues las dificultades les han permitido forjar su identidad

El fútbol es una disciplina que reconoce el talento de sus deportistas. Pero el prestigio y el dinero que se adquiere con trabajo duro puede hacer a muchos tomar una vida de excesos y fantasía que en más de una ocasión solo son una excusa para evadirse de la presión por ser los mejores.

Aunque ejemplos de esa índole sobran, también existen quienes, en lugar de evadirse de la realidad con su fortuna, más bien hacen uso de ella para darle un giro positivo a las vidas de los más desafortunados.

Te podría interesar: ¡Cayó redondito! Así alburearon a conductor de ESPN

EL santo italiano

Los 80 y 90 vieron lo mejor de Diego Maradona, un jugador prodigioso que a pesar de su humilde origen logro hacerse un nombre con su talento permitiéndole a los 21 años concederle a su país el bicampeonato mundial.

Desde su llegada al Napoli su carácter desafiante contra los poderosos de la liga italiana le hizo ganarse el clamor de las masas al punto de ser venerado como un santo patrono. Desafortunadamente fue allí donde la estrella del “Pelusa” terminó por extinguirse gracias a un estilo de vida lleno de excesos que competían en titulares con sus proezas del campo.

Tras su retiro, decidió hacer carrera en el banquillo, pero el genio que le caracterizó en cada equipo que participó le abandonó al momento de dirigirlos, no así la controversia. Su paso como DT de la selección argentina se caracterizó más por su comportamiento “apasionado” (o errático) y dio pie a centenares de titulares e infinidad de memes que por sus aciertos.

Así mismo su estancia de nueve meses con los Dorados de Sinaloa tampoco le permitió redimirse como entrenador. Sin embargo bastó su presencia para inyectarle vida al joven club que permanecía en la oscuridad hasta la llegada del que alguna vez fuese el mejor jugador del mundo.

Un diamante en bruto

Compartiendo un origen aún más humilde, pero con una trayectoria completamente diferente nos encontramos a Sadio Mané, actual delantero del Liverpool. Su personalidad tímida no se compara con la intensidad de su juego al ser capaz de anotar o crear oportunidades desde cualquier posición; un estilo que le hizo valer un lugar en la historia al ser reseñado en los portales dedicados a noticias y apuestas de fútbol al conseguir el segundo triplete más rápido de la historia en menos de 3 minutos.

Te podría interesar: (VIDEO) Surfistas protagonizan aparatoso accidente en una gran ola

Pero es fuera de la cancha donde consigue su mejor juego. A pesar de las privaciones que padeció en su infancia, las mieles del éxito no le mermaron la humildad, sus declaraciones acerca de un estilo de vida altruista son apoyadas por sus actos, desde limpiar sanitarios en la mezquita donde es un devoto musulmán; donando comidas y ropa a los más desfavorecidos, incluso involucrándose en la construcción de hospitales y escuelas en su pequeño pueblo natal en Senegal. En sus propias palabras, poder ayudar, es su mayor satisfacción.

Es gracias al fútbol que muchos han logrado vencer sus propios demonios y alcanzado el éxito más que un fantasma del que debamos escapar, aquellas dificultades les han permitido forjar su identidad, una identidad cuyo ejemplo de perseverancia es para algunos el más valioso de los obsequios.

Síguenos en Facebook

Noticias vía Whatsapp