Connect with us

Entrega Especial

Cierre de arrecifes en Cozumel resulta un serio fracaso

Publicado

En

Cierre de arrecifes en Cozumel resulta un serio fracaso

Cozumel mantendrá la rotación en los arrecifes para darles respiro y disminuir la carga humana, aunque evidente mente el resultado ha sido un fracaso

La pandemia del Covid-19 decretada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) librará al alcalde de la isla de Cozumel de exhibir su inconciencia (conocimiento de lo que está bien y mal) y que en el tema ambiental es un neófito, luego de que en enero pasado declarara que se mantendría la rotación en el cierre de arrecifes para “darles un respiro”, lo que no pasa de ser un caso más de protagonismo, de acuerdo con especialistas.

En los arrecifes coralinos del mundo se produce 80 por ciento del oxígeno indispensable para la vida. El coral es muy sensible a los cambios de temperatura; un aumento de dos grados centígrados (2°C) en los océanos, debido al calentamiento global por el efecto invernadero, ocasionaría la muerte de 35 por ciento del coral del planeta.

Tal vez te interese: Acuerdan pobladores impedir acceso a turistas a Holbox ante la pandemia del Covid-19

Se trata de un esfuerzo, según Pedro Óscar Joaquín Delbouis, para proteger las estructuras de la segunda barrera arrecifal del mundo –sólo superada por la de Australia–; la intención era la recuperación de los sitios Palancar, Colombia y El Cielo con el cierre pactado del 7 de octubre al 31 de marzo por los daños del fenómeno conocido como “blanqueamiento”, ligado al cambio climático y los efectos de la contaminación.

“Ha sido positivo el progreso de «restauración» de arrecifes, lo que les ha dado «un respiro» (…) hubo pérdidas mínimas por el cierre de zonas que eran utilizadas para buceo. La isla de Cozumel mantendrá vigente la rotación de arrecifes para disminuir la carga humana. Punta Palancar se abrirá con restricciones y se cerrará otro punto para el mismo proceso.”

¿Progreso?

En enero pasado, tras anunciar el carnaval –del domingo 16 al miércoles 26 de febrero pasados–, el edil explicó que se conformó un comité en el que participa el ayuntamiento con personal de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Se ha visto un progreso durante el cierre de arrecifes, por lo que continuaremos con esa práctica; es decir, en cuanto se abra el que está actualmente en vigilancia se cerrará temporalmente otro, y habrá restricciones en ciertas áreas para disminuir la carga humana”, y descartó presión de entes económicos para la reapertura antes de la fecha acordada.

Sin embargo, la voracidad empresarial –en este caso de los prestadores de servicios– obligó a recortar el cierre al 15 de diciembre pasado, lo que “habla de una falta de visión en el cuidado de los arrecifes” por parte de la autoridad, dijo a Meganews la encargada de la Dirección del Parque Nacional Arrecifes de Cozumel, Brenda Hernández Hernández.

Añadió que “estamos con capacidad excedida en turismo, en embarcaciones que realizan actividades acuático-recreativas en buceo y esnórquel”, y de tajo desmintió al sobrino del gobernador Carlos Manuel Joaquín González: “Un investigador te diría que el mínimo de toma de datos de un monitoreo para arrojar una conclusión, más o menos confiable, es de un año”.

Tal vez te interese: 22 hoteles han cerrado temporalmente debido al brote de Covid-19

Presión

Los arrecifes Palancar y Colombia tendrían que haber abierto hasta el próximo martes 31 de marzo tras ser cerrados el pasado 7 de octubre; sin embargo, la presión de “entes económicos” –como calificó Pedro Óscar Joaquín a los prestadores de servicios– obligó a la “autoridad” a reabrirlo el domingo 15 de diciembre.

El Cielo permanecerá cerrado –ese sí– hasta finales de marzo, ya que “es una zona de reclutamiento de alevines –pez pequeño y de corta edad, utilizado para repoblar estanques y ríos– y larvas que interactúan con los arrecifes aledaños, asegurando la protección del sitio que presenta el mayor estado de conservación.

La directora en funciones del Parque Nacional Arrecifes de Cozumel recordó que “la primera notificación que vimos nosotros fue que la apertura sería hasta nuevo aviso” porque se tiene que contar con un sustento de datos científicos que validen y refuercen la información; “así se quedó, ese fue nuestro primer comunicado e hicimos una rueda de prensa”.

Brenda Hernández añadió que hubo inconformidad entre prestadores de servicios turísticos que vendían exclusivamente esa zona restringida en el Polígono Uno; las peticiones fueron escuchadas y en una reunión del Consejo Asesor donde vino el comisionado nacional (Roberto Aviña Carlín), solicitaron una fecha como límite para hacer actividad.

“Esa fecha se les dio a sabiendas de que no íbamos a tener los resultados adecuados. Se da el 15 de diciembre. Durante esa temporada, del 7 de octubre al 15 de diciembre trabajamos mediante un subconsejo de turismo para elaborar propuestas que pudieran darnos un poquito de solución que pudiera equilibrar la parte económica, pero sobre todo la parte ambiental.”

Mínimo

La científica comentó que en una reunión del Consejo Asesor se acordó que permanecería cerrado El Cielo y se abrirían los sitios Palancar y Colombia hasta el 31 de marzo de 2020 porque en ese tiempo se iba a trabajar un programa de itinerancia; es decir, se dejarían descansar ciertos arrecifes para trabajarlos en función de lo ecológico.

“Siempre se habló de una migración a un sistema de descansos, nunca de apertura; siempre una migración; ¿cuál?, no sabíamos. Empezamos a trabajar en un calendario de itinerancias y habría obviamente más suspensiones. Se creó una mesa de trabajo donde hubo prestadores de servicios (buzos), organizaciones civiles y grupos organizados aportando propuestas.”

Respecto a los resultados del cierre de los arrecifes Palancar y Colombia, Brenda Hernández puntualizó que desde el principio la postura fue hasta nuevo aviso porque sabían, como biólogos, que para tener datos, información que arrojara una conclusión contundente, los cierres tendrían que haber sido por un periodo bastante considerable, no dos meses.

“Un investigador te diría que el mínimo de toma de datos de un monitoreo para que te pueda arrojar una conclusión, más o menos confiable, es un año; entonces, de entrada por eso nuestra postura fue hasta nuevo aviso. Posteriormente llegaron los acuerdos por ese compromiso social que tienen las áreas naturales protegidas.

“De entrada sabíamos que no íbamos a observar nada, es imposible científicamente que se pueda observar algún cambio porque no le estamos dando (a los arrecifes) el tiempo suficiente para que se pueda medir, cuantificar ese cambio y podamos decir sí funcionó o no, pero en aras del aspecto social (turismo) se generó esa fase 2” (los cierres).

Indicios

La bióloga Hernández Hernández confió a Meganews que “íbamos a tener resultados, por lo menos de calidad del agua, que es la que nos iba a poder dar un poquito de indicios a finales de diciembre, principios de enero; hicimos las tomas de muestras pero todavía hay un procesamiento de datos, todavía no tenemos la información”.

Refirió que “hay evidencia no atribuible a la suspensión: hay presencia de mamíferos, de delfines y tiburones punta negra que son como muy someros, pero eso no es contundente; eso es normal cuando le quitas impacto a un medio acuático, como por ejemplo el ruido de los motores, es normal que la fauna se acerque a zonas mucho más someras”.

Y sostuvo que aún no podría decir sí hubo recuperación o no, o si el cierre de los arrecifes Palancar y Colombia sirvió de algo porque a la fecha todavía no tenemos esa información; en cuanto a la inconciencia de los prestadores de servicios, que piensan primero en lo económico que en la protección al medio ambiente, dijo que “habla de una diferente visión”.

La directora del Parque Nacional Arrecifes de Cozumel agregó que como parte de la Conanp, la prioridad es la protección de los arrecifes para asegurar los servicios ecosistémicos; empero, reconoció que se no se puede dejar de lado la parte de la sustentabilidad que rige la cuestión económica, que incluye a la sociedad.

“Simplemente habla de falta de visión; efectivamente, creo que todos deberíamos saber, lo que sea a que nos dediquemos –amas de casa, estudiantes, taxistas, lo que sea–, creo que el común denominador no sólo en Cozumel, sino en la región es el turismo, que está basado en sus arrecifes; entonces, con esa percepción habla de una falta de sensibilización.

“Los que no están en el agua no pueden ver las afectaciones, y la verdad deberían tener mejores prácticas turísticas. Hay muchos prestadores que sí las realizan, pero deberían ser cada vez más los que las hacen en pro de cuidar su fuente de trabajo, la gallina de los huevos de oro de la que, quiérase o no, dependemos todos en Quintana Roo”, sentenció la bióloga

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas destacó que, a partir del primero de abril de 2020 daría inicio una tercera etapa en la estrategia de recuperación, desarrollando un plan de descansos “itinerantes” para áreas de buceo y esnórquel, con lo que la estrategia de conservación en el Parque Nacional Arrecifes de Cozumel será fortalecida.

Hay entre 100 y 110 embarcaciones no autorizadas en la isla de Cozumel

La bióloga Brenda Hernández aseveró que partir de la suspensión de actividades (en los arrecifes Palancar y Colombia), lo que más le gustó y vio más rescatable fue la participación ciudadana: se generó una ola de movimientos de querer participar, de involucrarse, “y eso está súper bien (…) organizados para ser escuchados y que todos podamos aportar”.

“Es una situación un poco complicada en el tema de El Cielo: muchos de los operadores que no cuentan con autorización vendían ese sitio como destino; entonces, diría que es época de diversificar, va a ser un tema complicado pero dejemos de lado los intereses particulares y veamos el objetivo común, que es el cuidado de los arrecifes.”

En su momento se pensó que con la apertura de Palancar y Colombia, la carga de El Cielo se repartiría entre los tres sitios y que se reduciría el “riesgo de impacto” para los primero; no obstante, la directora del Parque Nacional Arrecifes de Cozumel aclaró que las actividades que se realizan en cada sitio no son las mismas.

“En Palancar se bucea; en Colombia se divide en dos: buceo y esnórquel, y en el área de El Cielo, en una parte se esnorquelea, y otra se puede ir solamente a pararse en el arenal y nada más, entonces, no precisamente habría una afectación.”

En promedio, mil 300 buzos visitan en el transcurso del día los arrecifes aledaños a la isla de Cozumel, “es nuestra capacidad de carga; es decir, lo que el sistema puede aguantar. Obviamente creo que estamos con capacidad excedida en cuanto a turismo, a embarcaciones que realizan actividad acuático-recreativa en ambos sectores, tanto buceo como esnórquel.

“Una de las propuestas es reducir las embarcaciones para controlar la capacidad de carga, que tiene un sentido: mantener la salud de un arrecife. Esa es la problemática ahorita, que ya hay un número bastante grande de embarcaciones no autorizadas, que de un tiempo para acá han aumentado, sobre todo lo que es el de esnórquel.”

La investigadora detalló que sólo hay 243 embarcaciones autorizadas para el transporte de turistas a los arrecifes, cuando el límite de capacidad de carga son 240; hay un exceso de tres, Sin embargo, el número de embarcaciones sin autorización es excesivo; son aproximadamente, “calculando, como de 100 a 110”.

Comentó que se mantiene una campaña con el apoyo de las dos navieras que hacen el recorrido Playa del Carmen-Cozumel; se transmiten dos videos cortos. Uno que habla sobre las 10 buenas prácticas, un código de conducta, y otro sobre la problemática del síndrome blanco, qué hacer para disminuir el estrés contra los corales.

“También hemos estado trabajando con la Fundación Parques y Museos para elaborar y colocar señalética en diferentes sitios, tanto aquí en la (avenida Agustín) Melgar, que es el malecón, como en los parques estatales, señalética enfocada a las buenas prácticas para combatir, en lo que cabe, el tema del síndrome blanco.

“Contrata embarcaciones autorizadas; deja 1.5 metros de distancia con los corales, y en el tema del síndrome blanco no usar bloqueadores, utilizar los rashguards (camisa deportiva de manga larga, de spandex y nailon o poliéster) para que no se ingresen sustancias ajenas a los arrecifes”, son algunas de las recomendaciones para cuida los arrecifes.

En la isla viven aproximadamente tres mil personas; posee una población importante de mil 500 personas y recibe más de dos mil personas al día, que entran y salen; los fines de semana recibe más de cinco mil turistas en temporadas altas, según datos de la Alcaldía.

Síguenos en Google News

Noticias vía Whatsapp

PUBLICIDAD

Últimas noticias

PUBLICIDAD

Apuestas Deportivas Online Betway

Secciones

Apuestas Deportivas Online

Etiquetas

PUBLICIDAD