Connect with us

Entrega Especial

Multiculturalismo o interculturalidad (somos iguales, pero diferentes)

Publicado

En

*Manuel Buenrostro Alba

La existencia de diversas culturas en el mundo ha sido definida como multiculturalismo. Esto significa que cada sociedad es diferente en cuanto a su cultura.

Frente al multiculturalismo podemos asumir dos posturas.

La primera sería la de la integración, lo que implica borrar las diferencias de una sociedad para que forme parte de otra. La segunda opción es lo que se ha llamado la tolerancia incondicional. Esto quiere decir que se acepta la diferencia y en algunos casos se justifica sin importar qué tan diferente sea otra cultura de la propia.

Te podría interesar: Diversidad cultural y convivencia humana

Esto nos lleva a la diferencia entre sociedad e individuos. Los derechos individuales en ocasiones se sacrifican por los derechos colectivos. Pero debemos de destacar la importancia de que ningún bien social sirva como medio de dominación.

Durante mucho tiempo se decía que las culturas eran relativas.

Esto quiere decir que cada sociedad construía sus propios principios a partir de lo que consideraba correcto. Por ello no se podían cuestionar los principios de una cultura por muy extraña que nos pareciera. A pesar de ello, existen prácticas culturales que han causado expresiones de rechazo o descalificación porque se consideran salvajes, atrasadas, violentas, injustas, e incluso arcaicas.

Las culturas son dinámicas y deben de renovarse a través del tiempo.

Si una práctica cultural deja de valer o de tener vigencia para los individuos, debe de ser modificada o abandonada. El que se acepte el pluralismo y la imparcialidad no significa desatender las exigencias con los demás individuos y con la propia sociedad.

Te podría interesar: La muerte como expresión cultural

Cuando observamos prácticas que atentan contra los derechos fundamentales, es cuando es necesario preguntarnos ¿hasta dónde llega el relativismo cultural?, ¿en dónde está el límite de los derechos básicos?.

Es difícil pronunciarse por una tolerancia y aceptación que carezca de límites, la cual asuma formas de resignación, indiferencia, curiosidad y entusiasmo. Sin embargo, el relativismo cultural no puede caer en un extremo, ya que eso provoca la reacción de un anti relativismo. Ya que entonces cualquier práctica que nos parezca diferente o negativa desde nuestros parámetros, será cuestionada en nombre de este planteamiento.

En torno a este aspecto del relativismo, Montaigne planteaba que “cada cual considera propio de bárbaros lo que no pertenece a sus costumbres”. Efectivamente, muchas veces nos pueden parecer salvajes ciertas prácticas que no son las propias. Todos los grupos humanos consideran que su propia cultura es mejor que todas las demás.

Te podría interesar: Las brujas vuelan

Prácticas culturales diferentes a las nuestras como relaciones de parentesco y matrimonios entre familiares, prácticas sexuales de todo tipo y con diferentes parejas, rituales de paso que implican maltrato físico, azotes aplicados por diversas causas, sacrificios de animales, rituales y creencias religiosas, deformaciones, perforaciones y adornos corporales permanentes pueden ser ejemplos de que la cultura es relativa.

Basta observar las creencias de una persona perteneciente a otra religión para darnos cuenta que somos iguales, pero con culturas diferentes.

Aún en igualdad de circunstancias, los seres humanos responden de forma diferente ante el medio ambiente, las relaciones sociales y la explicación del origen del mundo. Todos los adultos expresan con frecuencia “en mis tiempos eso no estaba permitido”, refiriéndose a comportamientos aceptados socialmente en un entorno cultural.

Matrimonios entre familiares, matrimonios entre menores de edad, consumo de psicotrópicos, fiestas patronales con gastos exorbitantes, penitencias que causan dolor y daño físico, representaciones de seres sobrenaturales, creencias en entes extraños y con poderes, adoración y veneración de figuras diversas.

Te podría interesar: Cuando la justicia no es justa

Prohibición y consumo de ciertos alimentos y animales, sanciones que implican acciones que pudieran parecer absurdas, como el atender hechos que forman parte de los sueños, entre otras prácticas culturales, nos demuestran que el multiculturalismo está vigente en nuestros días.

Se ha criticado al multiculturalismo porque tiende a aislar a las culturas, se basa más en la tolerancia que en el respeto a la diversidad.

Por ello, se pretende avanzar hacia el interculturalismo, ya que éste último permite la convivencia entre culturas, respetando y aceptando las prácticas culturales de los “otros”.

Independientemente de los términos, ante el multiculturalismo o interculturalismo, no debemos de olvidar que la cultura es Diversa, Dinámica y Compleja.

Por ello debemos de aceptar al otro, ya que somos iguales, pero diferentes.

*Doctor en Antropología
Profesor-Investigador en la Universidad de Quintana Roo
buenrostro_manuel@yahoo.com.mx

Clic para comentar

PUBLICIDAD

Últimas noticias

PUBLICIDAD

Apuestas Deportivas Online Betway

Secciones

Apuestas Deportivas Online

PUBLICIDAD

Etiquetas