Connect with us

Entrega Especial

Somos lo que comemos

Publicado

En

Por: Manuel Buenrostro Alba

Aceptar a los que son diferentes a nosotros es un reto que conlleva niveles básicos de libertad, derechos y tolerancia. Muchas costumbres culturales se asocian a grupos pequeños, medianos y grandes. Algunas tradiciones tienen que ver con países, o ciudades.

Por ejemplo, si algo caracteriza a los mexicanos, es que acostumbran comer maíz y chile en sus diversas modalidades y presentaciones.

Recuerdo que un compañero de trabajo me comentó que viajó a Alemania para realizar estudios durante tres años en ese país. Para prevenir sus necesidades gastronómicas se llevó varios paquetes de harina de maíz para preparar tortillas allá.

Te podría interesar: Enseñan a niños mayas su propia gastronomía

Sin embargo en el aeropuerto de ese país confiscaron los paquetes de harina debido a que no sabían qué clase de producto era. Tuvieron que analizar el contenido para descartar que se tratara de una sustancia prohibida.

Pasaron un par de meses para que le avisaran que ya podía ir por sus paquetes de harina, fue por ellos y se hizo sus tortillas.

Muchos migrantes en otros países se las ingenian para llevar, o recibir desde sus lugares de origen, productos de su dieta básica. Para los mexicanos en Estados Unidos es muy importante consumir chile durante la comida.

Te podría interesar: Pero, ¿qué es el turismo?

No está completa su comida si no se incorpora el chile en cualquiera de sus modalidades a la comida. Incluso cargan en sus objetos personales alguna modalidad de picante.

La ventaja es que ahora existen muchas presentaciones, desde chile seco en sobres, hasta latas, o productos naturales que se pueden transportar y que tienen una duración durante un tiempo considerable.

Recientemente un colega me comentó que viajó a un lugar en donde hacen un tipo de tortillas muy particular. Trató de comprar tortillas para preparar un platillo a su madre, pero al principio en el restaurante estaban sorprendidos que quisiera comprar tortillas.

Te podría interesar: Tacos, un símbolo de la gastronomía en México

Tuvieron que llamar al gerente para preguntar si era posible venderle las tortillas al cliente. Finalmente le explicó que en el lugar que vive no existen ese tipo de tortillas y el gerente terminó regalando una docena de tortillas a mi colega.

En otra ocasión, me contó un responsable del cuidado de una zona de anidación de huevos de tortuga que un joven trató de robar un huevo de tortuga, la razón por la que lo hizo fue porque era el cumpleaños de su abuela y quería regalarle un huevo de tortuga porque en su infancia todavía se consumían los huevos de tortuga, pero ahora está prohibido.

Cada sociedad tiene sus propios gustos gastronómicos, algunos grupos comen iguanas, venados, tuzas, grillos, víboras, alacranes, cucarachas, perros, ratones de campo, hormigas, gusanos de maguey, cocodrilo, tiburón, ballena, palomas, cerdos, alces, jabalí, cordero, vacas, conejos, patos, armadillos, tortugas, ranas, entre otros.

Te podría interesar: La gastronomía mexicana, un atractivo para los turistas

Curiosamente en el país de Chile, no se consume el chile. Cuando tuve la oportunidad de viajar a ese país me veían sorprendidos cuando pedía algo que picara.

Me decían que sólo tenían una cosa que se llama ají, producto que se aleja mucho de lo que conocemos como chile, o picante, se trata más bien de un condimento de sabor fuerte que produce una sensación de picazón en la lengua, pero no es comparado con el sabor y sensación de picazón del chile.

Existen alimentos que se consumen de manera cotidiana, y otros que son de temporada, algunos más están sujetos a la escasez o presencia del alimento. Otros forman parte de rituales y fiestas, o de ofrendas. Por ejemplo, en algunas comunidades se acostumbra ofrecer alimentos a el santo patrono del lugar.

Te podría interesar: Huay Pix con gran gastronomía

En este sentido el alimento va más allá de la simple satisfacción de una necesidad básica, se vuelve una ofrenda y cambia el sentido del tipo de alimento. Las llamadas promesas entre las comunidades indígenas son parte cotidiana y se ofrendan a los santos como una forma de corresponder a favores o milagros concedidos.

La comida puede determinar nuestros cuerpos, asociada a la genética y el metabolismo, el resultado son personas delgadas, obesas, musculosas, fuertes, altas, bajas de estatura, y salud física.

La música también se lleva cuando se viaja a otro lugar. Aunque existen expresiones musicales diversas que atraviesan fronteras, muchos tratan de cargar con su música cuando viajan a otro país. Otros al contrario, buscan música diversa para contar con materiales que puedan escuchar en su tierra. Actualmente, gracias a la tecnología es posible acceder a música por diversos medios y de casi todos los géneros.

Te podría interesar: Los mejores planes para tu vacaciones

Podemos llevar varios aspectos materiales de nuestra cultura a cualquier lugar al que viajemos: indumentaria, adornos, amuletos, música, comida, literatura, hasta nuestro aspecto físico. Sin embargo, no podemos liberarnos de los aspectos culturales intangibles que forman parte de nuestra forma de ser.

Aunque hablemos otro idioma, cambiemos nuestra forma de vestir, y tratemos de comportarnos de una forma diferente, en nuestro interior se encuentra la base de nuestra cultura.

Esa no es posible borrarla o cambiarla tan fácilmente, forma parte de nuestra identidad, es nuestra forma de ser.

Como vivo soy.

Manuel Buenrostro Alba 
Doctor en Antropología
Profesor Investigador en la Universidad de Quintana Roo
buenrostro_manuel@yahoo.com.mx

Clic para comentar

PUBLICIDAD

Últimas noticias

PUBLICIDAD

Apuestas Deportivas Online Betway

Secciones

Apuestas Deportivas Online

PUBLICIDAD

Etiquetas