Connect with us

Entretenimiento

Alzan la voz contra el doblaje barato y chafa

Publicado

En

El Universal.- Mientras en México el minuto de doblaje cuesta, aproximadamente, 30 dólares, en otras partes de América Latina puede ser la mitad.

Por eso muchas empresas de televisión eligen países como Chile, Colombia, Argentina, Perú, Puerto Rico, Venezuela y ciudades como Miami y Los Ángeles, para hacer el doblaje de series.

Hacer que los diálogos en un programa cambien del idioma original al español es un trabajo meticuloso, cuando se hace bien, sin embargo, en los últimos cinco o seis años la demanda de programas creció tanto que los tiempos se volvieron feroces, la paciencia poca y la meticulosidad un lujo.

Por esa razón los fans de las series han tomado las redes sociales para quejarse de los malos doblajes. Voces que no embonan con el actor en la pantalla, sincronía torpe, palabras mal usadas y hasta inventadas son algunos de los señalamientos.

México sigue siendo el principal país elegido para doblajes y en el último lustro las casas de doblaje se han duplicado, sin reglas, sin regulaciones y con mucho trabajo.

Tomando en cuenta que existen, al menos, 55 canales de tv de paga con un promedio de 10 series y que cada programa tiene 13 capítulos de, por lo menos, 30 minutos, el resultado son 8 mil horas para doblar. Eso sólo representa las temporadas actuales y sin contar las producciones que tiene Netflix.

Las más de 20 casas de doblaje que existen en México enfrentan un proceso que inicia con el “cliente” (canal o servicio de streaming), quien es el único encargado de vigilar la calidad del trabajo.

Algunos actores de doblaje reconocieron que son los clientes los que no prestan tanta atención al doblaje. Love Santini es una actriz y directora de doblaje con más de 30 años de trayectoria y cuenta cómo se ha sorprendido de la dinámica de algunos clientes.

“A veces piden cosas raras. Piden voces que ellos quieren porque ya conocen pero nosotros sabemos que no va. Hasta nos han pedido dejar cosas mal dichas. A mí me daba pena, a veces pedimos que no digan que nosotros hicimos la dirección. He tenido direcciones donde me pidieron, literal, que la gente hable como forzado, porque el doblaje original se hizo en Venezuela”.

Sin una regulación oficial los clientes eligen a los directores quienes a su vez se enfrentan a la elección de los actores.

En teoría, las casas de doblaje deberían trabajar con base en los tabuladores de la Asociación Nacional de Actores (ANDA), sin embargo, no todas trabajan con apego al sindicato.

 

Clic para comentar