Connect with us

Internacional

Reo violó y asesinó a un pedófilo en prisión para que sintiera lo mismo

Publicado

En

Reo violó y asesinó a un pedófilo en prisión para que sintiera lo mismo

El reo confesó que abusó sexualmente y asesinó al peor pedófilo de Reino Unido porque “quería hacerle sentir lo que esos niños sintieron”

Un hombre identificado como Richard Huckle y conocido como “el peor pedófilo de Reino Unido” fue brutalmente asesinado en la cárcel HMP Full Sutton, a las afueras de Pocklington, Inglaterra; un reo llamado Paul Fitzgerald fue quien cometió el homicidio como venganza por el daño que le había hecho a varios niños.

Al interior de la cárcel, otro preso identificado como Ronald Mariner fue quien encontró a la víctima tirada en un charco de sangre, maniatado y con una ligadura en el cuello.

Te podría interesar: Asesinan a niña de 7 años como parte de un ritual de fertilidad

Cuando Fitzgerald fue presentado ante la corte confesó que hubiera matado a otros presos pero “se estaba divirtiendo mucho” con Richard Huckle y “quería hacerle sentir lo que esos niños sintieron”; además, reveló que abusó sexualmente de su víctima con un utensilio de cocina en octubre del 2019 y le hubiera gustado cocinar los restos de su cadáver.

Reo violó y asesinó a un pedófilo en prisión para que sintiera lo mismo

Luego de estas crudas declaraciones, el reo se declaró inocente del cargo de asesinato y su defensa alegó que se trataba en realidad de un homicidio con responsabilidad disminuida.

Fitzgerald tenía un su poder tres armas, un vapeador, dos condones, una cuerda de guitarra y una botella de gel lubricante; con la funda de un cable eléctrico Huckle fue estrangulado.

Te podría interesar: Irlanda sacrifica sin pruebas a 100 mil visones por temor al Covid-19

Por su parte, el jurado calificó el presunto asesinato como “un ataque prolongado, diseñado para humillar y degradar” a Huckle.

Cabe mencionar que Huckle, de 33 años de edad, fue condenado por haber abusado sexualmente de 191 bebés y menores de edad en Yorkshire, en el norte de Inglaterra. Reconoció haber perpetrado 71 delitos contra niños y niñas de entre seis meses y 12 años entre 2006 y 2014, por lo que fue condenado a 22 cadenas perpetuas y debía cumplir un mínimo de 25 años en prisión.

Síguenos en Facebook

Noticias vía Whatsapp