Connect with us

Quintana Roo

Dantesca visión de hoteleros por el Covid-19; temor por la parálisis social

Publicado

En

Dantesca visión de hoteleros por el coronavirus; temor por la parálisis social

Quintana Roo perdería 460 millones de pesos, por lo que prácticamente este 2020 sería un años perdido para las proyecciones de hoteleros debido al Covid-19

Tras un espectacular inicio de año, el Caribe Mexicano enfrenta un panorama apocalíptico: las proyecciones de hoteleros para Semana Santa –“adelantarlas fue una tontería” (debido al Covid-19)– y la temporada de verano son inéditas, si aún queda algún centro de hospedaje en operación para entonces: 10 a 12 por ciento de ocupación luego de que ya ha cerrado 50 por ciento de hoteles, lo que equivale a 55 mil cuartos.

Las proyecciones para los destinos que no son de playa señalan cero por ciento de ocupación debido a la falta de turistas por la pandemia mundial del coronavirus y su enfermedad infecciosa, la covid-19, y es que “no hay forma de llegar a Quintana Roo, salvo de Estados Unidos, viajeros que al parecer por lo que resta de 2020 no saldrán de su país”.

Dantesca visión de hoteleros por el coronavirus; temor por la parálisis social

Tal vez te interese: Mario Villanueva podría estar expuesto al coronavirus

“La situación es mucho, mucho más grave de lo que la gente imagina” pese al optimismo de la secretaria de Turismo, Marisol Vanegas Pérez, “muy buena para el discurso (pero que) siempre da cifras que por ningún lado checan”, y del gobernador Carlos Joaquín González, quien no se cansa de enviar y enviar cientos de “alentadores” mensajes desde sus redes.

Expertos del sector prevén que este año será perdido económica y turísticamente no sólo para Quintana Roo, pues aseguran que la crisis sanitaria no es de seis semanas sino de varios meses: los más optimistas esperan que para verano se reactive el arribo de visitantes, otros hasta septiembre u octubre.

Incluso, el propio gobernador adelantó que las pérdidas económicas podrían rondar o superar los 460 mil millones de pesos (mmdp), cifra similar a lo que dejó de ingresar al Caribe Mexicano tras la epidemia del virus AH1N1 en 2009; sin embargo, se alerta que una vez que pase la emergencia sanitaria se quedará la económica.

En ese sentido, advierten que el desempleo se disparará, el hambre se multiplicará y la desesperación también, y “cuando la gente no tiene que comer se acabaron las leyes y las buenas costumbres y viene el vandalismo, y eso sí sería funesto e inaceptable”; de hecho, ya lo hay en el estado de México y Veracruz, y el sábado por la noche en la tienda Aurrerá de la Región 259, donde tres presuntos saqueadores fueron asegurados por la policía.

Dantesco

Abelardo Vara Rivera, presidente honorario de la Asociación de Hoteles de Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres (AHCPMeIM), dijo a Meganews que las proyecciones eran, hace un mes, dentro de lo malo, positivas; hace dos, más o menos igual, hace una semana no tan buenas, pero “hoy estamos en un problema bien fuerte”.

Los hoteles están cerrados en su mayoría; “había manifestado hace días que de los cerca de 110 mil cuartos de hotel que hay actualmente en Quintana Roo, por lo menos 50 por ciento cerrarían y que de esa mitad que quedarían en actividad podrían tener una ocupación de entre 15 y 20 por ciento durante el mes de abril, por lo pronto”.

“De ahí iríamos viendo, dependiendo de cómo se fuera resolviendo el problema de la pandemia del coronavirus, y parece que así será. Hoy por hoy, la mitad de hoteles de los poco más de mil 130 que hay en la entidad están cerrados, la mitad de cuartos, no hay forma de llegar a Quintana Roo”, indicó el empresario hotelero.

Dantesca visión de hoteleros por el coronavirus; temor por la parálisis social

Según la AHCPMeIM, en su comunicado número cinco –algo inédito en la institución ante el silencio de su presidente Roberto Cintrón Gómez–, el viernes 27 de marzo ya había 51 centros de hospedaje sin operaciones en los tres municipios que involucra, el equivalente a 18 mil 262 habitaciones cerradas, algo muy lejos de la realidad, de acuerdo con Vara Rivera.

A nivel nacional, las proyecciones son similares en cuanto a los destinos de sol y playa, señaló Juan José Fernández Carrillo, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM), quien indicó a la agencia noticiosa de Megamedia que la ocupación sería “de cuando mucho entre 10 y 11 por ciento”.

Ahora bien, en cuanto a los destinos turísticos que no son de playa, el empresario oriundo de Chetumal vaticinó cifras dantescas: “Hay ciudades y estados que van a tener cero por ciento de ocupación, y Quintana Roo será el estado que padecerá el mayor impacto económico por su dependencia al turismo, actividad que representa 25 por ciento de su producto interno bruto (PIB), el más elevado del país”.

Tal vez te interese: Suman 42 casos positivos de Coronavirus en Quintana Roo

¿Quién viene?

En cuanto a cuáles serían las pérdidas económicas para los hoteleros y qué pasaría con los empleados de la llamada industria sin chimeneas, Abelardo Vara puntualizó que se trata de una situación inédita que nunca se imaginó y que no ve algo que pueda levantar al destino en el corto plazo, y que una situación así “nos lleva al desastre”.

“Si antes de esto (del coronavirus) ya íbamos en picada porque nunca tuvimos apoyo del gobierno federal, y ahora menos, veo a Quintana Roo en una situación sumamente drástica hablando al futuro… por lo pronto, lo que resta del año. Esto no se va a resolver en dos, tres o cuatro semanas, se llevará algunos meses: te aseguro que este año ya es perdido para Quintana Roo económica y turísticamente hablando”.

Dantesca visión de hoteleros por el coronavirus; temor por la parálisis social

“No veo forma de recuperación a corto plazo, adelantar la Semana Santa honestamente fue una tontería porque de los pocos cuartos aún abiertos en Cancún o la Riviera Maya… quién podrá venir con el aislamiento social, además de que no hay lugares abiertos ni restaurantes ni de entretenimiento, ni parques ni nada en qué divertirse”.

“Tú crees que la gente de otras ciudades, además recibiendo poco sueldo, se van a atrever a subirse a los camiones y a los aviones, aun cuando haya tarifas muy muy económicas. La situación es mucho más grave de lo que la gente imagina, mucho, mucho más grave; por eso tenemos que participar todos, tenemos que respetar los lineamientos sanitarios y esperar.”

En ese sentido, criticó las declaraciones de la secretaria de Turismo quintanarroense hace semanas, cuando empezaba la crisis sanitaria de la covid-19 y aseguró que la ausencia de turismo internacional sería suplido por el doméstico, que incluso ya ocupa el segundo lugar entre los visitantes, sólo superado por (los visitantes de) Estados Unidos.

“Tenemos una secretaria muy buena para el discurso, muy positiva y optimista que siempre da cifras que por ningún lado checan. La quiero mucho y le tengo mucho respeto, pero así no es la vida, tiene que ser realista. El gobernador también manda mensajes de que les vamos a ayudar para que en lugar de pagar los impuestos ahorita, los paguen en unos meses.

Temor por la parálisis social que provoca el coronavirus

“De por sí ya teníamos un estado en crisis, económicamente hablando; teníamos una industria turística colapsada por las tarifas bajas y falta de apoyo de los gobiernos (federal, estatal y municipal), además la inseguridad y el sargazo, y ahora esto; cada quien anda buscando cómo sacar lo mejor posible sus negocios, esa es la verdad”, sentenció Vara Rivera.

De su lado, el presidente nacional de la hotelería organizada estimó que las pérdidas serían incalculables al sostener que “ningún hotel del país va a estar funcionando como debe de ser y la mayoría de los destinos de playa estarán cerrados porque, número uno: quieren cuidar a su planta laboral, y número dos: nadie está viajando a los destinos, nadie”.

Voluntad

El presidente honorario de los hoteleros cancunenses, portomorelenses e isleños dijo que los apoyos que les han ofrecido por parte de los gobiernos municipal y estatal han sido, hasta ahora, prácticamente de buena voluntad: “Nos han dicho que en lugar de pagar los impuestos los próximos tres meses, sería hasta dentro de seis u ocho”.

“Igual están haciendo los bancos: si nos debes lana te damos chance de que nos vayas pagando más adelante. Se ve la buena voluntad pero en la práctica, siendo honestos, no sirven para nada, pero en mi opinión hoy tenemos que tranquilizarnos, estar de acuerdo con sindicatos y gobiernos para mantener las plantillas laborales”.

Dantesca visión de hoteleros por el coronavirus; temor por la parálisis social

“Tenemos que ser pacientes, estar con mucha calma y esperar mejores tiempos, cuidar en todo lo posible a los trabajadores porque a todos nos va a ir mal, de eso no hay duda: los gobiernos van a recibir menos impuestos, mucho menos. La iniciativa privada no sólo no va a ganar, va a perder, aunque habrá forma de conseguir créditos a plazos”.

La visión de Abelardo Vara, que de esto sabe bastante –tiene cinco hoteles en la entidad, de los que hasta el viernes 28 de marzo ya había cerrado cuatro–, es que es afortunado de estar en el Caribe mexicano, “nos aguantamos uno o dos años y vamos a salir adelante”, así de prolongado ve el tiempo de recuperación.

En tanto, Juan José Fernández aseveró que junto con otros organismo empresariales como el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) han enviado pliegos petitorios solicitando al secretario de Hacienda (Arturo Herrera Gutiérrez) y al presidente ver de qué manera van a ayudarnos y cómo permearían los apoyos.

“Lo más importante por ahora es mantener nuestras plantas laborales, pero si no vamos a tener ingresos de ningún tipo –los hoteles seguirán costando porque estén vacíos o tengan gente, la operación cuesta– y a eso le añade la insensibilidad de (Andrés Manuel) López Obrador para los que producimos empleos…”.

Recordó que el sector turístico no sólo son los empleados de hoteles: están los transportistas, taxistas, restauranteros y todos aquellos que de un modo u otro trabajan para y con el sector, los proveedores, “¿de verdad cree que esto va a durar seis semanas? El gobierno federal calcula que en 15 días se reiniciarían actividades, pero esto apenas empieza”, sentenció.

Tal vez te interese: Coronavirus podría haber llegado al Congreso del Estado

¿Recuperación?

Holanda ya dijo que hasta junio volverá nuevamente a tener movimiento de grupos; eso explica por sí solo que los mercados emisores europeos están frenados, que las reservas para la Semana Santa y verano están prácticamente paralizadas, y que las cancelaciones están imparables, de acuerdo a pequeñas, medianas y grandes cadenas hoteleras.

“Y si no tenemos el apoyo del gobierno federal para sobrevivir y cuidar a los colaboradores, el problema social que se avecina es inimaginable… tendríamos problemas peores de los que hoy se empiezan a enfrentar. Hablar de recuperación en este momento es muy difícil: 2020 va a ser un año perdido para Quintana Roo económica y turísticamente hablando”. Son palabras de Abelardo Vara, con las que coincide Juan José Fernández.

Temor por la parálisis social que provoca el coronavirus

“Creo que era mejor cerrar todo durante 15 días para contener la tasa de contagios, una cuarentena real y no vivir en una incertidumbre de meses. Estoy muy preocupado, créame. Tengo amigos en el Consejo de Diplomacia Turística (CDT) y apoyan la petición que hacemos al gobierno federal. De pedir no hemos parado, pero no nos han dado nada”.

“Quisiera no ser tan negativo, pero siempre me gusta decir la verdad y ser realista: no creo ni veo cómo todo esto esté bien hasta el verano, que sería por ahí de agosto; tal vez para finales de junio pudiéramos estar saliendo, pero en verdad lo dudo mucho. Hoy lo más importante es conservar la planta laboral”, coincidió con su colega cancunense.

El presidente nacional hotelero puntualiza que “éste es un año perdido para el mundo; por qué, porque todas las reservaciones se están cancelando. En nuestro país se pospuso el Tianguis (Turístico); al menos para nuestro país éste es un año perdido porque ya tenemos cancelaciones para la temporada de verano de España, Italia y toda Europa”.

Fernández Carrillo añadió que prácticamente todo el mundo está en cuarentena y la gente gastando lo que tiene ahorrado, habrá quienes serán cautelosos porque esto va a terminar en una recesión mundial –el Fondo Monetario Internacional (FMI) la declaró el viernes 28 de marzo–; “nos la vamos a ver muy difícil, creo que 2020 ya es un año perdido”, sostuvo.

Vandalismo

El gobernador Carlos Joaquín González, a pregunta de Meganews durante la mañanera que se implementó el miércoles 25 de marzo en la Casa de la Cultural de Cancún, reconoció la gravedad de la situación y estimó que la contingencia sanitaria terminaría entre los meses de septiembre y octubre; es decir, también dio por perdida la temporada de verano.

El mandatario quintanarroense estimó que las pérdidas para el Caribe mexicano serían de alrededor de 460 mmdp, similar a lo que provocó la epidemia del virus AH1N1 en 2009, y en cuanto a la defensa y búsqueda de evitar la pérdida de empleos, aseguró mediante su cuenta de Twitter que más de 600 empresas se han sumado al “pacto”.

Aseguró que ha iniciado un programa de defensa del empleo por medio de la Secretaría del Trabajo estatal, y puso a disposición un teléfono en Cancún de la Procuraduría de la Defensa del Trabajo: “998 361 7552 para que cualquier trabajador que haya sido corrido tenga la oportunidad de manifestarlo, de defenderse ante un despido injustificado”.

Tal vez te interese: Policías suspenden fiesta en Kanasín por coronavirus

Hasta ahora no hay información al respecto en las redes de Joaquín González ni en las del gobierno estatal, que diariamente da cuenta de las actividades de las diversas dependencias; sin embargo, baste un ejemplo: el mismo miércoles alrededor de 250 personas fueron despedidas sin explicación por la administración del hotel The Fives & Residences, sito en el acceso a la zona de Xcalacoco, en Playa del Carmen.

“Lo que sí, definitivamente, y lo más importante es mantener la seguridad porque va a empezar el vandalismo. Cuando la gente no tiene que comer se acabaron las leyes y las buenas costumbres, y eso sí sería funesto e inaceptable; la vigilancia debe ser más estricta y dura que nunca. No se pueden permitir actos de vandalismo”, declaró Abelardo Vara.

Durante la semana, el empresario Ricardo Salinas Pliego, propietario de Tv Azteca, advirtió que “paralizar la actividad económica de tajo significa hambre, y por lo tanto, dentro de poco tiempo los reclamos subirán de tono, al igual que la inconformidad; se desatará la delincuencia, la rapiña y el caos porque resulta que el estómago no sabe esperar”.

Y más adelante, vendrán los costos humanos del desempleo, el del hambre y la violencia; al final, serán mayores que el precio que se tendrá que pagar por la pandemia sanitaria provocada por el coronavirus, ahora aderezado con la recesión global.

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC por sus siglas en inglés) advirtió que en Estados Unidos, Canadá y México están en riesgo siete millones de empleos, y que las pérdidas podrían superar los 500 mil millones de dólares (¡11 billones 695 mil 499 mil millones 500 mil pesos!). Lo que está en riesgo es perder un millón de empleos diarios en el punto más álgido del coronavirus, porque el sector turístico aporta 10 por ciento del PIB mundial.

Síguenos en Google News

Noticias vía Whatsapp