Connect with us

Quintana Roo

Sin recursos para combatir riesgo ecológico provocado por la lechuguilla

Publicado

En

La lechuguilla es una plana que al no ser endémica de la sabana de Chetumal resulta invasiva en dicha zona, ya que la composición de la planta en un 70% es agua

A la fecha se desconoce cómo es que la planta llegó a la sabana, lo que se sabe es que representa una amenaza medio ambiental, por impedir la circulación de oxígeno hacia las especies nativas del cuerpo de agua; así como para la población aledaña que depende de este, ya que al secarse el manto freático, baja su nivel, lo que podría secar los pozos  de la zona, perjudicar la pesca y posteriormente su comercialización.

El procurador del medio ambiente, Miguel Ángel Nadal Novelo dio a conocer que el proyecto para combatir la lechuguilla está aprobado, pero aún está pendiente la liberación del recurso, para que se pueda proceder con las acciones.

Te podría interesar: Buscan emprendedores sociales en Quintana Roo

Detalló que 10 hectáreas de la sabana de Chetumal han sido afectadas por el crecimiento de la planta, que hoy la región sufre una disminución de agua por el tema de la sequía, “consideramos que esto agrava, porque al haber menos agua se concentran todo los nutrientes lo que pudiera generar que la planta tenga un crecimiento mayor.”

Dijo que el recurso por el cual se presentó el proyecto, era alrededor de los cinco millones de pesos y que por la tardanza en llegar es posible que haya aumentado ya que la lechuguilla  sigue en expansión.

Explicó que el recurso se estaría empleando para la renta de una embarcación, el pago a las personas que se encargaran de su operación así como camiones de volteo para llevar la lechuguilla de donde se retire hasta la zona de depósito.

Finalmente agregó que esto solo es la primera etapa ya que hay temas de asentamientos en la zona, de crecimiento de nutrientes y que se tendrán que pensar en estrategias a mediano y largo plazo para erradicar el crecimiento de la planta que esta consumiendo el cuerpo de agua.

Con información de: Carlos Domínguez

Clic para comentar