Connect with us

Quintana Roo

Tren Maya apuesta por turismo responsable y desarrollo integral

Publicado

En

Hace 50 años el desarrollo de Cancún debió ser acompañado por la ciencia, en el sentido ambiental y social; “hoy estamos orgullosos de los aportes de FONATUR, pero también estamos preocupados de que este desarrollo no ha sido integral.” Dijo Rogelio Jiménez Pons, director del Fondo Nacional del Fomento al Turismo, al hablar sobre el Tren Maya.

Actualmente el FONATUR, tiene el objetivo de tomar decisiones objetivas así como realizar procesos de manera correcta, para lograrlo hicieron un convenio con la Agencia de Servicios de Naciones Unidas, con ONU hábitat y próximamente con UNESCO, además de convenios con el Instituto Politécnico Nacional y la UNAM.

“Lo que hagamos hoy trasciende en nuestros hijos y nietos por eso tenemos que aliarnos con la ciencia y la academia para que sean vigilantes”

Te podría interesar: Continúan con la planificación del Tren Maya en Chetumal

Agregó que el país ya no es apto para generar condiciones adversas y tener ganancias por un lado mientras hay pérdidas por el otro, “no puede haber tanta opulencia con tanta miseria circundante y con tanta irresponsabilidad ambiental”.

Detalló que el proyecto del Tren Maya está llevado bajo una visión distinta de desarrollo y que contempla aspectos ambientales, sociales y culturales, además de contribuir a generar un turismo de calidad que vaya al interior de la riqueza de la cultura maya, más allá del sol y playa.

El encargado de turismo, habló sobre algunos puntos a tomar en cuenta para realizar el proyecto que abarca los casi 1500 kilómetros de vías férreas, distancia aproximada entre Chetumal y Querétaro, lo que la convierte en la obra ferroviaria más grande en el mundo occidental.

Uno de los puntos que preocupa a la gente es el impacto en la selva, por lo que dijo que, en 1993 la selva Lacandona tenía 650 mil hectáreas, y hoy tiene menos de 400 mil; en Calakmul, la reserva de la biosfera se reporta un estimado de 1400 hectáreas anuales de tala clandestina.

Te podría interesar: Continúan los trabajos para embellecer Chetumal

“Si los 120 kilómetros por donde pasaría el tren en esta zona se tuviesen que pelar estaríamos hablando de 260 hectáreas”, expresó.

Por otro lado dijo que hay ciudades que crecieron exponencialmente como Playa del Carmen, pero Tulum carece de drenaje y de agua potable, Bacalar tiene un ecosistema frágil, y no se puede permitir que el ritmo actual de crecimiento inercial se apodere de la región.

Para ello se planea una estrategia en la que los 15 millones de visitantes que recibe Cancún, beneficien a toda la región, y no solo a determinados sitios.

Detalló que no hay interés en traer gigantes hoteleros, y de llegar a entrar en escalas pequeñas con hoteles de máximo de 60 habitaciones, “tenemos que apostarle al turismo responsable menos masivo incluso el mercado mundial de turismo va en ese sentido.”

Te podría interesar: Las Cuotas Escolares no son obligatorias. ¡Denúncialo!

Aclaró que el tren no es turístico, sino de desarrollo y que el 70% lo va a pagar la carga. Finalmente dijo que los ejidatarios no tienen que vender sus terrenos, sino que se queden con ellos y sean los beneficiarios de la plusvalía, y evitar así que caiga en manos de los especuladores.

Al día de hoy ya se tiene el 98% de anuencias firmadas con las comunidades para tener los procesos de derechos de vía para garantizar que existan las reservas territoriales para el desarrollo.

Con información de Carlos Domínguez

0

PUBLICIDAD

Últimas noticias

PUBLICIDAD

Apuestas Deportivas Online Betway

Secciones

PUBLICIDAD

Etiquetas