Connect with us

Yucatán

Pese al aumento de nuevos contagios, gente comienza a “relajarse”

Publicado

En

Pese al aumento de nuevos contagios, gente comienza a "relajarse"

Pese al aumento en los nuevos contagios de coronavirus en el estado de Yucatán, cada vez hay más gente en las calles del centro.

A pesar de que en los últimos días el número de nuevos contagios de Covid-19 se ha incrementado en la entidad, da la impresión que la gente comienza a relajarse.

En las calles cada vez se ve a más personas ya sea porque tienen que ir a trabajar, porque deben realizar algún trámite o simplemente porque salieron a comprar.

“Yo veo que cada vez hay un poco más. Ya más gente pasa, no como antes, creo que porque estamos en semáforo naranja”, dice José, vigilante de un comercio que tiene una cadena en la entrada para que la gente no entre en estampida.

En otros negocios, en vez de cadenas utilizan cinta amarilla como las de las escenas de crimen.

De hecho, en lo que empieza a ser la nueva normalidad, la mayoría de las tiendas no permite la entrada de clientes sin cubrebocas; mientras que otros tienen a alguien asignado para tomar la temperatura de los visitantes o proporcionarles desinfectante.

Otras solo permiten determinado número de clientes dentro, como en una zapatería de los alrededores del mercado donde se formó una fila de unas veinte personas en espera de que les toque su turno para ingresar.

Te podría interesar: Confirman 203 nuevos contagios de Covid-19 en Yucatán

En el pasaje Emilio Seijo, la calle Ancha del Bazar y las inmediaciones de las calles 56, 58, 60 y 62 entre 67, 65 y 63 también se pudo ver buen número de gente; inclusive en ambas vías ya se han instalado algunas personas con discapacidad, tocando un instrumento a cambio de alguna moneda.

Testimonios

“Yo veo que la gente empieza a salir, y lo veo bien siempre que cuide su sana distancia”, dice Hilda Virginia Magaña Alvarado, mientras espera sentada en el pasaje Emilio Seijo donde también hay jóvenes y adultos jóvenes sentados en las demás bancas.

“Vine al banco y como allí no te dejan entrar porque no se permite mucha gente, y como tampoco te dejan estar en la Plaza Grande, vine aquí a esperar”, añade.

Doña Hilda Virginia, quien luce un cubrebocas de fabricación casera, reconoce que como persona mayor no debe salir,

“pero a veces tenemos la necesidad. Yo no salgo constante, solo cuando es necesario, pero siempre tomando las medidas. Por eso de preferencia siempre cerca de mi casa hago mis compras”.

Sin temor

La mujer asegura no temerle al Covid-19. “Mi temor sería por mi gente que es más joven. Yo me encomiendo a Dios y que sea su voluntad, pero me cuido por los míos, por eso cuando llego a casa me quito la ropa, me lavo las manos… Son cosas que hay que hacer porque no podemos vivir con miedo todo el tiempo”.

A Víctor Sulub, vecino de la comisaría Noc Ac y que bajó al Centro para realizar unos trámites en el sindicato al que está afiliado, le sorprendió ver mucha gente. “Veo que muchos están afuera y no se están cuidando, y luego escuché que digan que en lugar que (los casos de Covid-19) bajen, están aumentando”.

Abordado en el parque Eulogio Rosado, donde en una esquina un grupo de jóvenes —hombres y mujeres— vende tarjetas de prepago de una empresa telefónica, Víctor también dice no temerle a la enfermedad.

“Allá Dios. De tener miedo no, porque por más que nos estemos cuidando si nos va a tocar, nos va a tocar”.

Además, dice, uno no puede estar guardado todo el tiempo. La gente tiene que comer, tiene que ver por su familia, y si no sale, si no trabaja, ¿quién le va a dar de comer?”, pregunta, mientras dirige la mirada hacia la calle 65, entre el Museo de la Ciudad y el Portal de Granos, donde pasan muchas personas camino al trabajo.

Con información de Iván Canul, MegaNews

Síguenos en Google Noticias

Noticias vía Whatsapp